Publicado en Entretenimiento

Quién más te quiere te hará feliz.

Para mucha gente somos importantes y a veces ni nos damos cuenta. Cada uno de nosotros tenemos nuestras propias neuras y nuestros propios miedos, nos encerranos en nuestros defectos que se interponen en nuestra vida sin ver claramente que hay muchas personas que nos quieren.

Vivimos inmersos en nuestro mundo y estamos muy preocupados por autodestruirnos cómo para mirar alrededor nuestro, no pedimos ayuda porque pensamos que no la necesitamos y así va pasando la vida sin apreciar a aquellos que nos aman.

Nunca somos lo suficientemente conscientes que la vida puede acabar de un día para otro y que cuando queramos abrazar a esa persona tan amada será tarde y entonces la carga de la culpa será enorme.

Aunque nos creamos solos en la vida todos nos ligamos consciente o inconscientemente a alguien que nos ama y darle la importancia que merece es trabajo nuestro. No hay mayor sensación de soledad que apartarnos del mundo y ser carceleros de nuestra propia alma sobre todo cuando la soledad no es elegida. Nos vamos alejando del mundo por diferentes razones y nos vamos muriendo en un rincón porque creemos no merecer el cariño de los que tenemos alrededor. Pero cómo todo en la vida tiene solución y ésta viene de nuestra mano.

Hasta los peores asesinos tienen a sus madres que los quieren independientemente del daño que hayan realizado, con más razón tú tienes a alguien que te quiere y al que no le has dicho “gracias y te quiero”

Nadie es débil por mostrar cariño o compasión, por contra te hace más humano y más apreciado, no lo dudes.

Yo me he dado cuenta más tarde de lo que quisiera y ahora es imposible acariciar a ciertas personas pero para el resto que me rodea tengo la oportunidad de decir lo que siento sin miedo a caer en la sensiblería. Mostrar el cariño y la gratitud te hace mejor persona y sobre todo te hace más fuerte.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

SIEMPRE HAY OTRA OPORTUNIDAD

¿Cuántas veces la vida te ofrece otra oportunidad de cambio?

La vida muy pocas veces te abre puertas para hacer las cosas de diferente manera , por lo que cuando lo hace hay que aprovechar ese momento de suerte. Eso es lo que me ha pasado a mi.. A pesar de que estoy pasando un mal momento y esto me coacta he cambiado en aspectos de mi vida que no me gustaban y me hacían ser peor persona a la vez que me causaban un stress innecesario.

Yo era de esas personas que cuando se enfadaba gritaba y se ponía nerviosa anulando cualquier atisbo de razón que pudiera tener. Nunca he dañado a nadie con insultos o malas palabras pero sí alzaba la voz para defenderme y así exculpar mi opinión.

Con el tiempo mi manera de hacer las cosas ha cambiado y mi mente ha enseñado a mi cuerpo ha comportarse de otra manera, a ser más pausado, a defender mi postura con aplomo y voz baja. También he sido consciente de que por hablar o gritar no tienes más razón sino que por contra cualquier atisbo de razón pierde fuerza. Me he sorprendido a mi misma llevando conversaciones coherentes y meditando mis palabras, me he dado cuenta que ahora no respondo a gritos con gritos sino que cuando alguien me levanta la voz, directamente me doy la vuelta y no sigo disintiendo sobre ningún tema.

Mi nuevo comportamiento me ha abierto puertas, ha eliminado esas taquicardias que me daban al discutir, me ha alejado de personas concienzudas incapaces de reconocer errores o simplemente respetar diferentes opiniones.

Las formas lo son todo, la manera de actuar con los demás nos precede y aunque bien es verdad que la bondad no necesariamente está ligada al ímpetu de las discusiones, sí que hay que reconocer que cuando la defensa de nuestra postura la llevamos a cabo con templanza y sosiego el interlocutor tiende a tomarnos más en cuenta, por lo que las formas en muchos casos nos definen.

Pienso antes de hablar, escucho antes de actuar y reconozco que ahora no sólo oigo sino que intento comprender y respetar opiniones ajenas sin ser crítica y obcecada.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Dime de qué te quejas y te diré quien eres.

Photo by Markus Spiske on Pexels.com

¿Es una sensación mía o es que nos quejamos demasiado?

Cómo diría mi tan amada madre “estamos llenos de puñetas” y es así. Ya de por sí no estoy en mi mejor momento pero si además oyes la quejas continuas de la gente, ya es para amargarse y no levantar cabeza.

Pero ¿tenemos razones para quejarnos? Sí, porque el mundo no es demasiado fácil, el trabajo está mal, la clase política no nos aporta seguridad, la criminalidad se sirve a sus anchas, las penas a veces son ínfimas, las quejas a las instituciones son un camino sin fondo y la letra pequeña nos invade.. Y en fin visto lo visto no es para menos, pero también nos tenemos que preguntar si hacemos algo al respecto. Nosotros poco podemos hacer pero en nuestra mano está ir a la urnas y votar, protestar cuando algo no sea justo y tomar medidas para el cambio, porque el bla, bla, bla no cambia el mundo, las acciones son las que marcan la diferencia.

La actitud lo define todo y es lo que nos salvará de las quejas continuas porque protestar está bien cuando emprendes un camino hacia la solución sino son quejas vacías que lo único que hacen es disgustarnos y desanimarnos.

Quizás también protestamos porque siempre queremos más de lo que tenemos y así somos, ¿pero es necesario tener todo a lo que aspiramos? No está mal tener sueños y querer prosperar pero si nuestro reto es superar al prójimo para tener y ser más que el otro, entonces nuestra vida se convierte en un camino sin fin y en un continuo vacío convirtiéndonos en seres infelices.

Da gracia por lo que tienes y súperate por ti, por tu felicidad, por tu autodeterminación y no te dejes llevar por el tan malvado pecado capital de la envidia.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Palabras vacías

Si analizáramos todas nuestras conversaciones nos asombraríamos de la cantidad de palabras vacías que decimos en una conversación. Palabras por el bien quedar, palabras que se dicen porque es lo que el otro quiere escuchar aunque carezcan de verdad, palabras hirientes que muchas veces ni sentimos…. Sería curioso contarlas y extraer sólo aquellas que merecen la pena, entonces quizás nos llevaríamos las manos a la cabeza.

Decimos frases vacías porque vacíos estamos y quizás hablamos de una manera autómata sólo para rellenar conversaciones superfluas y carentes de interés.

Este pensamiento me vino a la cabeza inmersa en una conversación que me produjo rechazo y por no cortar de lleno empecé a decir y asentir cuando en realidad mi cabeza estaba en otro lado. Finalmente me cansé de mis propias palabras vacías y acabé por decir las que estaba deseando pronunciar hacía rato “nadie está en los zapatos de nadie para criticar”. Cómo comprenderéis la persona reaccionó a la defensiva cambiando su discurso y despidiéndose de mí muy sibilinamente.

Quizás rellenar una conversación te haga conservar amigos pero expresar lo que piensas sin ofender quizás sólo deje a tu lado a aquellas personas que merecen la pena.

Por eso me apasionan los libros porque cada palabra está estudiada para ofrecer el mensaje deseado, en los libros no hay palabras vacías, no hay necesidad de decir sólo lo que el lector quiere leer sino lo que el escritor quiere compartir de la manera más sincera aunque la historia sea una ficción.

Palabras malsanas que decimos para molestar, para criticar, para desquiciar y todo ello eleva a una maldad camuflada que hace felices a algunos indeseables.

La mayoría de las veces el silencio es mucho mejor que una palabra vacía y a mí personalmente no me incomoda quedarme callada cuando no tengo nada que decir.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

“Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas” …..

Están los listos, los menos listos y los tontos, pues en el último grupo está mi persona.

Siento que he sido una tonta toda mi vida y no me refiero a que mi capacidad intelectual sea menor que la de otros que no lo es, sino soy tonta por aceptar una serie de situaciones inaceptables.

No sé por qué la gente que me conoce se cree con el derecho de abusar de mi confianza y es algo que me pregunto mucho y a menudo. Sobre todo en mi vida anterior, porque ahora tengo bastante clara mi postura y ya nadie me va a ver la cara de tonta nunca más.

Nunca diré Sí a situaciones que no me gustan y me hacen sentir mal.

Nunca diré Si a personas vacías y sin ningún tipo de empatía.

Nunca diré Sí a propósitos de por sí nefastos que por miedo acepté.

Nunca diré Sí a hacer algo que no quiero.

Nunca diré Sí a personas que sólo quieren aprovecharse. Aunque interiormente lo presentía sin embargo por no pronunciar la palabra clave NO acabé cediendo ante estas personas.

Quizás las almas que el destino pone en mi camino son producto del azar pero admitirlas en mi vida sólo es problema mío y de nadie más. Es una pena ser buena persona y convertirme por eso en carnaza para los indeseables.

No soy buena para dar consejos y además no me gusta pero si mi experiencia sirve para otras almas cándidas cómo yo me alegro desnudar mi más sinceros pensamientos.

Nadie da nada por nada, nadie da “duros a cuatro pesetas” por lo que si ves algo tan perfecto que parece irreal, desconfía. Aléjate de aquellas personas que son super super atentas y agradables sin conocerte porque algo hay de malo en ellas. Ésto no quiere decir que no seas educado y cordial, pero si te adulan de manera superlativa PELIGRO, se avecina una persona hipócrita.

Quizás me he convertido en un ser taciturno y desconfiado pero es la manera de defensa más a mano que puedo utilizar.

Para que alguien te respete te has de respetar tú mismo y eso se consigue priorizando tus necesidades, priorizando tus preferencias frente a la de otros si esas preferencias no están de acuerdo con tu postura.

No voy a dejar de ser compasiva y empática porque así soy pero TONTA ya no….

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Ahora…

¿Esperar a que todo se dé cómo tu quieres? Si es eso lo que piensas quizás cuando vayas a por ello sea ya demasiado tarde.

Enfocarnos en un objetivo único nos coloca una venda en los ojos para no ver lo que tenemos delante y se nos pasa la vida esperando y esperando cuando tenemos otras oportunidades más cercanas que desperdiciamos.

Así ha sido mi vida, esperar un sueño sin ver todo lo que tenía a mi alrededor y cuando he despertado ya es demasiado tarde para recuperar lo que se ha ido. y con ésto me refiero sobre todo a la familia, a los momentos no vividos con ellos por caminar hacia ese sueño que era sólo un espejismo. Ahora es demasiado tarde porque ya no están, ya no puedo pasar momentos con ellos, ya no puedo sonreír y eso me parte el alma.

Hoy me he levantado más pensativa y me he puesto a elucubrar sobre este pensamiento que me atormenta. No quiero volver a fallar jamás, no quiero perseguir sueños descartando otros, no quiero dejar de vivir al lado de los míos y sobre todo quiero poder llegar a perdonarme para que mi alma esté en paz.

Estoy inmersa en un mar de dudas, de inseguridades, de catarsis que no logro superar a pesar de que pongo todo mi empeño. ¡Cuántas cosas haría de manera diferente! La palabra NO estaría presente en mi vocabulario cómo reina de la sintaxis y lema de vida. ¡Es tan importante decir NO a tiempo!

Las personas que te rodean intentan liberarte de tu mochila de culpa pero es inútil porque quien ha de dar el paso eres tú misma, nadie más. Es imposible confiar, es difícil retar a tu cerebro para que no piense en lo que no fue y se centre en lo que ha de ser.

Pienso que todo es un proceso y en ello estoy……..

Quizás me estoy abriendo demasiado pero es lo que siento y mi blog va de sentimientos, de realidad y de superación y eso es lo que me ayuda a seguir. Sigo sin mirar atrás y enfocada en el ahora porque el futuro es incierto…….

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Según el cristal….

Navegante del mundo me emociono con cualquier pequeño detalle de este tan maravilloso universo.

Golondrina viajera que vuela incesante sobre el mar que es mi elemento y donde me siento libre de cualquier pena, absolutamente vacía de rencores y llena muy llena de esperanza.

Todo parece mucho más sencillo cuando miro la vida a través de ese cristal azulado que me ilumina el alma, todo parece más verdadero y real, pero mi realidad ahora se me presenta graciosa, placentera y soñada. No ha habido un cambio en mí porque siempre he sido así, solamente era incapaz de traducir todas las señales que me gritaban que estaba equivocada, que estaba interpretando el mundo de manera errónea y eso es lo que he comprendido ahora.

Libro abierto donde aparecen las páginas en blanco para que yo, con la pluma de mi deseo, escriba nuevas aventuras y nuevas vivencias que me transportarán a otros sueños y a otras promesas.

Velero errante que al compás del viento me dejo llevar, pero siempre con una mano en el timón por si he de enderezar la proa y no zozobrar.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

La fuerza de la unión.

Un delfín nadaba por las aguas cálidas del mar feliz porque su vida era plena. Tenia unos padres que lo adoraban, muchos amigos con los que compartir aventuras, una gran familia unida y ante él un futuro lleno de oportunidades.

Ese día que el delfín se había alejado un poco más de lo habitual dejando bastante atrás su colonia se encontró de súbito con un gran tiburón blanco que le hizo paralizarse de golpe. No sabía qué hacer porque de sobra conocía que lo alcanzaría y lo deboraría por muy rápido que nadase. Intentó esconderse pero el escualo ya lo hábía visto.

El tiburón puso su vista en el pequeño delfín y se dirigía a su encuentro cuando sin saber por donde aparecieron sus congéneres a salvar al pequeño. Empezaron a rodear al  tiburón de tal manera que se tuvo que alejar sin haber conseguido su alimento.

Este pequeño relato para alumbrar que la unión nos da la fuerza. Estamos en una época de individualismo real, que no individualismo virtual, de tal manera que los problemas los guardamos para nosotros impidiéndonos la ayuda de otros.

Y es que en la unión está la victoria, en el compañerismo está la fuerza y en la multitud está el ímpetu. Los seres humanos hemos nacido para estar en sociedad y ayudarnos los unos a otros. Cuando se aúnan las fuerzas todo es más facil y efectivo, los problemas se resuelven mejor cuando los cuentas, las penas parecen menores cuando las compartes con quien te puede ayudar, así que si tienes algún quebradero de cabeza grande o pequeño compártelo con aquellos que te quieren y la carga se te hará menos pesada.

Pienso que cualquier evento importante que se comparte es mucho más inolvidable , se vive todo con mayor intensidad cuando todos compartimos un mismo espíritu y sin embargo en el día a día somos almas nómadas que pululan sin compartir.

Nos negamos a distribuir emociones y nos estamos convirtiendo en almas solitarias que viven por y para nosotros sin mirar alrededor.

El individualismo es soledad.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Siempre la misma canción.

Esperar y resistir a que se aleje este dolor incesante. Retroceder para visualizar que no todo fué mejor antaño y lo que perdura es el hoy y el aquí.

Mi mente no deja de padecer por lo mal vivido, por las decisiones de otros, por los reinos de otros reyes que abolieron mi reinado en el que nunca reiné.

Siempre la misma canción, siempre el mismo ritmo de desamor y la vida se me presenta longeva porque no hay manera de desvivirla.

Lo hecho, hecho está y por duro que sea mi dolor he de caminar llorando o riendo, padeciendo o disfrutando, caminando o corriendo pero nunca parar porque aunque el destino está escrito, el camino es decisión mía y yo elijo seguir.

Seguir viviendo a mi modo, a mi manera, siendo yo por primera vez sultana de mi destino, caminando con paso firme aunque pueda parecerme equivocado, aspiro a tener lo que nunca tuve y aspiro a disfrutar de mi libertad.

No pensar jamás en otras personas dañinas ni esperar sus caídas, porque eso no devuelve los malos recuerdos, no devuelve las humillaciones y la única victoria frente a cualquier enemigo es EL OLVIDO Y SER FELIZ.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Tu mayor regalo….

Los detalles importan en su justa medida. Relacionamos que tener detalles con el otro es regalar cosas materiales, cuando lo que marca la diferencia es regalar momentos, vivencias, vida.

Aquellas personas que tratan bien, que son respetuosas, que son empáticas cada día, que escuchan, que sufren cuando lo haces tú, las que te apoyan en todo son las que ofrecen el mayor signo de amor que puede haber y sin embargo quien es tratado así pero no recibe regalos materiales se incomoda porque piensa que el otro no es detallista.

No importa cuánto sino cómo, no importa cuándo sino siempre y el verdadero signo de amor con el prójimo es el respeto y el tiempo. Quien te respeta te ama porque ama al prójimo y quien comparte su tiempo contigo te regala su mayor tesoro.

¡Pero es que nunca me regala nada! ¿comparte contigo el día a día, procura tener cinco minutos de descanso y lo utiliza para verte, intenta agradarte, intenta ayudarte y protegerte en cualquier problema, te dice las cosas a la cara aunque no te gusten porque es lo mejor para ti? Pues te está mostrando su amor más incondicional.

Así que si te regalan algo bienvenido sea, pero párate a pensar si el día a día que vives con esa persona es también un regalo. Si puedes ser tú sin fingimientos con tus amigos, pareja, hermanos, familiares entonces estás siendo bendecida con el mayor detalle posible.

Los presentes no curan las heridas, los regalos no devuelven la decepción, los “te quiero” no garantizan lealtad, pero los actos lo cambian todo.

Con ésto no digo que no nos apasionen los regalos ni nos gusten las palabras bonitas pero muchas veces nos ipnotizamos con todo ello y tapamos la realidad con la que vivimos.

El amor y el respeto se demuestran cada día y con todo el mundo, ese es el mejor regalo.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Tu mayor enemigo.

Nunca pensé que sería
la carcelera en mi encierro, la enfermedad en mi lecho ni la plañidera en mi entierro.

Nunca creí merecerme
las alegrías de la vida, la esperanza en la ira ni la salvación en mi huída.

Nunca canté la canción
de la oportunidad ofrecida, nunca luché por luchar sin tener arma ceñida y nunca huí de mi carma que enfrenté con mi vida.

Todo tiene sentido, todo parece encajar cuando tu voz me acompaña en un caminar infinito que me cura al andar y me anima a escribirlo.

Todo pasa en la historia cual golondrina en el cielo, nada queda en el libro cuando el final está escrito.

Sólo queda esperar a un juicio final justiciero, si la ofrenda ofrecida con corazôn se ha forjado
ningun mal temeré en mi soñar ya soñado.
.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

El monstruo de las rebajas.

Estamos en el mundo del postureo, de los cuerpos perfectos, de la cara perfecta y de tener una apariencia que nos haga sentir bien. Y eso no está mal, pero más allá de todo ello está la elegancia y el saber estar.

Cada vez tenemos más ropa en el armario y la mitad no nos la ponemos, entre otras cosas, porque no hay tantos días cómo vestuario tenemos. No hemos de olvidar que la industria de la moda mueve muchos puestos de trabajo pero cómo contrapunto también es una de las industrias más letales para nuestro planeta. Toda esta cuestión se apaciguaría si compráramos con lógica y con cabeza.

Compramos por comprar, en las rebajas nos volvemos locas y después nos encontramos con armarios llenos y muchas veces inútiles. Si no quieres que te pase ésto atiende a estos consejos que te doy.

  • Haz una limpieza de armario real, ésto es que saques toda tu ropa y la pongas en un montón para que visualices todo lo que tienes y seas consciente de que mucha de ella te la has puesto muy poco o no te la has puesto directamente.
  • Haz tres montones, lo que te gusta mucho, lo que no te pones apenas y por último aquello que no sabes ni por qué lo tienes.
  • Cuando hagas los montones localiza en cada montón los colores que te favorecen. (en las redes encontrarás los pasos necesarios para determinar a qué estación perteneces y cuales son tus colores )
  • Las prendas que no sean de tu estación descártalas en esta primera criba y haz lo mismo con los tres montones.
  • De lo que te quede, que será mucho menos que con lo que empezaste, escoge lo que verdaderamente te guste y con lo que te sientes espléndida, todo lo demás dónalo o véndelo.
  • Si hay algo a lo que le tienes especial cariño quédatelo, lo demás deséchalo.

A partir de aquí sólo hay que comprar con cabeza. Cuando adquieras una prenda piensa en cinco looks cómo mínimo en los que utilizarías esta prenda. Si la ropa que has comprado no puedes combinarla fácilmente entonces no merece la pena porque no le sacarás el partido necesario para considerarlo una buena inversión.

Invierte en básicos de más calidad y deja las prendas low cost para las tendencias del momento ya que aunque sólo duren dos temporadas, seguro, ya las habrás amortizado.

No me entendáis mal, me apasiona la moda y mi futuro va encaminado a ella pero no contradice mi visión para comprar con cabeza.