Publicado en Entretenimiento

Esclavo de tus palabras.

Calla si lo que vas a gritar hace daño a otra persona de una manera gratuita.

Calla si lo que vas a decir empeora una situación desagradable de por sí.

Calla cuando una verdad sea dolorosa y se pueda omitir.

Calla cuando te griten y niégate a contestar a alguien que te falta el respeto. Eso dice mucho más de él que de ti.

Calla si de tu boca no salen palabras bonitas o amables.

Calla si desconoces una cuestión y pregunta lo que ignoras porque preguntar no es ofender.

Calla si no tienes nada que decir y sobre todo ten en cuenta que “eres esclavo de tus palabras y dueño de tu silencio”.

Muchas veces el silencio es el mejor aliado de una persona. Hay silencios que son mucho más expresivos que cualquier palabra dicha porque tenemos la mala costumbre de hablar y hablar de lo que no sabemos y por nada del mundo nos planteamos que ganamos mucho más callando. Somos demasiado orgullosos para reconocer nuestra ignorancia en algunos temas y muchas veces discutimos sin saber mostrando a los demás esa parte nuestra tan molesta y engreída.

Los que critican , insultan, mienten, envidian estarían mucho mejor silenciados antes de decir barbaridades. El don de la palabra que se nos ha otorgado no está para hacer sentir al otro inferior, ridículo, ni para vilipendiar sus acciones.

Seamos conscientes de nuestras palabras y aprendamos a utilizar el vocabulario para hacer sentir mejor al prójimo, para expresar, para aprender, para defender o para cuestionar pero sin machacar al interlocutor.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Los duelos hay que pasarlos.

No me escondo de mi tristeza, no reniego de un mal día, es mi derecho y como tal lo ejerzo.

Hoy en día parece que hemos de estar siempre positivos, colgar en redes momentos divertidos porque sino no hay seguidores, pero aún siendo así no nos sintamos jamás culpables por tener un día triste.

Hay sucesos inevitables y dolorosos que nos marcan sacando a flor de piel nuestra pena y aunque son ley de vida no por eso tenemos que esconder nuestros sentimientos.

El dolor forma parte de nuestra vida y hay que darle su importancia porque sino se cuela en nuestra alma con mucha más profundidad. Tenemos que autoconvencernos, por otra parte, de que es tristeza puntual que no es eterna porque entonces sí que caeremos en la desesperación.

¡Consejos dados con buena voluntad pero con fatal desenlace! porque aunque algo sea ley de vida no elimina la aflición. Intentar disipar ese dolor sin llorarlo es lo que marcará nuestro futuro.

Hay que llorar, hay que pasar el duelo correspondiente para que no se introduzca en el alma y deje una huella imborrable.

Sentir y sentir, aunque sea dolor, es una señal de que estamos vivos.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Con furgoneta por el mundo…..

Con una furgoneta cómo domicilio viajaba por el mundo con lo imprescindible. No necesitaba muchas cosas para vivir, comida, bebida, una poca de ropa para cambiarse y muchos libros.

Con su casa a cuestas estaba llegando a Gran Canyon en Arizona, una zona que había tardado en conocer pero que cuando la visitó por vez primera quedó tan impresionado que se prometió volver pronto. Ahora estaba llegando para quedarse en los alrededores a beber de la esencia del abismo, del paisaje, de la paz, de la grandeza de la vida porque las montañas también son vida de alguna manera.

Había comprado víveres y bebidas en un pueblo precioso cerca del Gran Cañón llamado  Ash Tenedor  y tenía todo lo que necesitaba. Había sido durante muchos años profesor de espeleología por lo que las cuevas y la montaña eran su mundo.

Cuando estuvo de nuevo allí volvió a quedarse sin habla por el espectáculo que veía ante sus ojos.

Decidió viajar solo porque quería recordar el que iba a ser su último viaje y necesitaba pensar, vivir con poco y hacer una criba de su vida.

La vida le había dado un palo muy fuerte del que aún se estaba reponiendo y por esa razón, sin decir nada a nadie de su entorno, les comunicó de buenas a primeras que se iba a recorrer lugares soñados. En ese periodo de su vida no tenía pareja y sus padres habían fallecido cuando él tenía 25 años, episodio que le marcó para siempre.

Sólo tenía un hermano y también tenía sobrinos. Sabía que su hermano era feliz con su pequeña familia y aunque se querían a rabiar ambos habían respetado  sus espacios.

Buscó un lugar para pasar los próximos días y para poder hacer rutas andando. El sitio elegido fué un aparcamiento para acampar junto a otros vehículos que ya estaban allí. No había mucha gente porque con la pandemia todo estaba más vacío de lo habitual.

Se dispuso a cenar algo ligero para acostarse pronto y levantarse bien temprano a empezar con sus excursiones. Mientras cenaba se hizo un croquis con la ruta que iba seguir.

Esa misma noche salió de la carabana porque una especie de sollozo lo despertó… En la luz de la luna miró alrededor y sólo vió tres carabanas más allá aparcadas y no observó ninguna luz encendida. Por un mometo pensó que lo había soñado pero al darse la vuelta le pareció ver una figura blanca sentada en las escaleras de una de las carabanas…..

Era una joven que sollozaba sin consuelo. Lo hacía lo más bajo que podía para que nadie la oyera. Se acercó junto a ella porque verla allí sola llorando le partió el alma.

_¿estás bien?

_Perdona, te he despertado… Lo siento mucho.

_no, no tranquila sólo me has preocupado. Estás aquí sola y este paraje está muy solitario_

La chica se limpiaba las lágrimas con la mano y el chico le dio un pañuelo de papel.

_Es que la vida se ríe de mí, la vida no me quiere, ella juega conmigo y me da cosas para luego quitármelas_

_… ¿por qué dices que la vida se ríe de ti? Estás en el Gran Cañon y has de sentirte afortunada por ello. ¿Has venido sola?_

_Sí se ríe de mi y sí he venido sola_

Ambos sin apenas darse cuenta empezaron a hablar casi toda la noche y la joven por unas horas no pensó en la causa de su sufrimiento.

_He llorado por quien no había de llorar y he rechazado a personas merecedoras de mi amor. He dejado de vivir otras experiencias por amor y ahora me doy cuenta que renunciar a algo no es amor_.

_¿Entonces estás así por amor?

_No, estoy así por mi torpeza y porque quizás ahora sea tarde. Ahora, tal vez, no me quede tiempo para absorber la vida y toda su esencia_.

Ella se lo quedó mirando y se percató que el chico era super guapo. A la luz de la luna su rostro parecía de otra dimensión y le sobrecogió su manera de escuchar.

Era de día ya y ambos no paraban de hablar y de contarse sus vidas. Decidieron viajar juntos y entablaron una amistad propia de amigos que llevan toda una vida conociéndose.

Recorrieron estados, pueblos, valles y un buen día se hicieron la pregunta directa que ambos habían evitado por dos meses.

_¿Por qué viajas sola? Preguntó él_.

Ella se quedó en shock y sus ojos se llenaron de lágrimas.

_porque no quiero que nadie me acompañe en mi dolor_

Ella le explicó que le habían diagnosticado cancer de mama y que antes de iniciar tratamiento quería vivir lo nunca vivido. Que ese viaje lo quería hacer sola y que su familia aún no sabía nada. El cancer lo tenía muy avanzado y el pronóstico no era bueno.

El se quedó atónito y sus ojos dejaronn ver lágrimas..

_no estés triste por mi.. He llorado mucho pero ahora lo acepto y mucho más después de haberte conocido_

_no si no lloro por ti, lloro porque yo estoy en tu misma situación y ahora sé por qué teníamos que encontrarnos.

Los dos siguieron su recorrido conjunto por todo EE. UU ahora más unidos que nunca dejando la caravana de ella en un parking y pasando a hacer el viaje ya juntos en el mismo vehículo.

Se enamoraron, se quisieron y se dieron ánimo y os puedo decir que despuës de veinte años siguen vivos y curados.

La mente humana y el amor son tan poderosos que pueden ejercer control en la sanación, tener un incentivo para seguir viviendo te genera tal cantidad de endorfinas que puede ayudar en la curación.

Vivieron tan felices que ambos no pensaron jamás en la muerte, sólo pensaban en vivir el momento que ya duraba veinte años.

Los milagros existen, las curiosidades en la ciencia también y el amor es todopoderoso.

Aunque todo esté dicho mientras hay vida hay esperanza. Una nueva ilusión, los tuyos, la medicina, todo es un compendio de factores que pueden influir en positivo en la mente humana.

FIN

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Esos monstruos llamados recuerdos.

“Mirar para atrás ni para coger carrerilla”. Pero ¿podemos librarnos de nuestros recuerdos? Esos monstruos que todos tenemos y que muy pocos borramos de nuestras mentes son los que dibujan nuestro futuro pero ¿es facil prescindir de ellos y actuar cómo si no hubieran existido? Es casi tarea imposible.

Nuestra vida está compuesta de un barullo de recuerdos y sentimientos que muchas veces no nos dejan avanzar. Los sucesos que nos marcaron siguen ahí cómo testigos mudos y reyes de todo lo que vendrá.

Psicología para olvidar, nuevos sueños para olvidar, nuevas amistades para olvidar pero están clavados tan hondo que nada ni nadie los arranca de nuestro interior.

Aunque queramos vivir el día a día ahí están nuestras vivencias cómo majestuosos jueces de nuestra vida que nos coaccionan a la hora de tomar nuevos derroteros.

Miedo a volver a fallar, a volver a caer en la desesperación, miedo a no volver a sentir, dolor por no poder estar con aquellos que nos amaban incondicionalmente, miedo a que los momentos de felicidad no se repitan y todo ello marca nuestra existencia.

La manera de lidiar con todos nuestros recuerdos y que éstos no se adueñen de nuestra alma es aceptarlos. Muchas veces cuando más nos esforzamos en olvidarlos mucho más fuerte se nos hincan pero si los aceptamos y los miramos sin culpabilidad, sin añoranza, sin rabia, sin dolor tendremos un gran camino andado hacia nuestra felicidad.

Los recuerdos se disipan cuando los aceptamos, cuando nos convencemos de que algo vivido no ha de marcar nuestro presente, que algo triste no nos ha de perseguir siempre y que cuando enfoquemos nuestra actitud de una manera diferente reconoceremos que no somos víctimas del destino sino protagonistas de él.

Es bueno recordar para pasar página, para reconocer nuestros errores, para aprender de nosotros mismos, para poner fin a esa culpa que nos echamos cuando algo salió mal o para apartar de nuestra mente esa sensación de que aquel momento de amor no se repetirá jamás.

Si hemos tenido una mala relación personal con alguien tendemos a culpabilizarnos de ello, cuando seguramente, el fallo estaba en ambos, cuando alguien se nos fué tendemos a sufrir por los abrazos no dados y las palabras no dichas y otra vez más la culpa recae sobre nosotros. Son todos esos sentimientos los que nos no dejan avanzar.

No hay culpa, no hay rencor, no hay nostalgia que no enmiende nuestra conciencia y así debe ser.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

La fábula del búho.

Un búho inquieto por aprender todo lo que estuviera a su alcance llevaba tiempo preguntándose qué pasaría en la vida a la luz del sol. Él sabía, por sus mayores, que el día era muy íncomodo para su especie, pero aún así no podía negar que le producía mucha curiosidad descubrir otra perspectiva.

Un día tras mucho pensarlo decidió que dormiría por la noche y durante el día recorrería los valles para ver cómo se veía su entorno a la luz del sol.

Así lo hizo, a la mañana siguiente se despertó con mucho cuidado para que la claridad no dañara su mirada y empezó a volar entre los árboles.

Sus ojos grandes y profundos no podían parar de mirar todo a su alrededor. Vió las aguas cristalinas del río, el verdor de los campos y el color tan intenso de las flores. Se maravilló de comprobar que el cielo era de un azul cegador y que las nubes eran blancas como el algodón. Se sorprendió tanto que estaba casi sin palabras porque no se imaginaba que todo lo que le envolvía tuviera tal cantidad de color y a cual más perfecto. Comprendió que todo era distinto de día. La vida parecía otra a la luz del sol. Había animales que ni conocía y lugares que tenían mantos de flores imperceptibles de noche. Miró al sol y vió la grandeza de su luz, se maravilló por las aguas del mar y su espuma de un blanco perfecto. Desde entonces se prometió que una vez al año viviría de día para seguir descubriendo los colores de la vida.

Y es que la gente es cómo ese búho que mira las cosas y a los demás desde una única perspectiva y se encierran en una sóla versión sin querer ver la vida con otros ojos.

Algunas personas no son humildes ni benevolentes con el resto y se ponen una venda imaginaria para no ver la esencia de los demás con un criterio diferente al suyo.

Nos autocegamos y nos negamos por miedo o desidia a descubrir nuevos mundos y nuevas vidas sin saber que más allá de lo que conocemos hay una existencia llena de experiencias nuevas.

Quien no descubre no vive, quien no experimenta no vive, quien no desafía no vive, quien no sueña no vive y quien se cierra a comprender al resto no vive. Quien habita en una burbuja de pensamientos únicos, de posicionamientos unilaterales o quien ve las cosas sólo en blanco y negro, cómo el búho, se habrá perdido la esencia de la vida.

E. M

Publicado en Entretenimiento

Pequeña….

Nunca fué una niña popular y su mayor deseo en la vida era ser feliz. Nada más y nada menos que vivir feliz y formar una familia. Pero el destino no tenía en mente esa dicha para ella y le guardaba, por contra, una vida llena de dolor.

Su vida no fué facil porque cuando se actúa con el corazón la gente se aprovecha, el mundo la trataba cómo un saco de boxeo y se creían con el derecho, equivocadamente, a ser egoistas con ella.

Ella no tenía derecho a protestar, a decir “no”, a contradecir porque no era lo suficientemente fuerte cómo para enfrentar la decepción del otro.

Ella fué buena sin parangón y por eso sufría. Sufrió con sus parejas, sufría con su entorno y lloraba por acciones de otros que le incunvían a ella.

Pero llegó un día que cortó cualquier lazo con los malvados y empezó a actuar con intelecto más que con corazón y se dió cuenta que si ella no se respetaba nadie la respetaría.

Estaba empezando una nueva vida rompiendo moldes y aunque se sentía asustada igualmente estaba eufórica por su nueva iniciativa.

¡Cuánto tiempo desperdiciado por quien no había merecido la pena!

Y es que cuando te das cuenta que los momentos restados de tu dicha son causados por otro, el alma se te encoge de dolor.

Pero ella ahora se conoce y está segura de lo que quiere y a lo que aspira en su vida, por eso desde hace algún tiempo camina por una senda distinta llena de decisiones propias que mal o bien son las que ha elegido sin coacción de nadie.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Si un día…

Si un día callaras para siempre te arrepentirías de no haber pronunciado las palabras TE QUIERO y LO SIENTO lo suficiente.

Si un día tus ojos no vieran el espectáculo de la vida te compungirías por pasar por ella sin apreciar las bellezas más majestuosas del universo y padecerías por haberlas tenido tan cerca y no haberlas valorado.

Si un día tus manos no sintieran te afligirías de los abrazos no dados, de las caricias desperdiciadas, de la imposibilidad de rozar a tu amado y llorarías por no haberle dado importancia a tan apreciados bienes.

Y si un día no despertaras te apenarías de haber pasado por la vida menospreciando al prójimo, aullarías de dolor por desperdiciar momentos en comparaciones, rencillas, discusiones, envidias y seguirías llorando por los siglos de los siglos añorando la existencia.

Y es que creemos tener todo tan visto, tan sabido, tan vivido que no apreciamos nuestro entorno ni disfrutamos de todo lo que nos envuelve. Nos quejamos de lo que no tenemos sin reconocer que somos los más afortunados del mundo porque vemos, sentimos, caminamos, hablamos….

No te compares con nadie y potencia tu individualidad porque es sólo tuya pero conviviendo sanamente con los demás.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Una golondrina me habló.

Cogí el petate y salí a ver el mundo que me rodeaba para cercionarme que aún había vida después de lo que me había pasado.

Todo parecía igual, todas las maldades aún estaban por el mundo campando a sus anchas y nadie había cambiado en su manera de existir.

Me acerqué a hablar con las gentes de los lugares que visitaba y me parecieron personas normales con problemas normales y con ilusiones normales, por lo que no entendía donde se encontraba esa maldad que el aire me traía con un aroma a perversidad.

Seguí descubriendo culturas y todas me parecieron únicas quedándome asombrada porque seguía sin ver a la gente mala.

Recorriendo la tierra me empapé de todas las costumbres, de todas las leyes de los hombres y de todas las bondades, que las había, pero seguía sin descubrir los defectos de la gente.

Un buen día llegando a un paraiso en la tierra lleno de cascadas y jardines verdes se acercó una golondrina y me susurró al oído: _no ves la maldad porque no has puesto tus ojos en cómo la humanidad trata a sus animales, si lo hubieras hecho acabarías descubriendo que todo aquel que maltrata a un ser vivo por el solo hecho de matar es malo, perverso, dañino y todo aquel que no hace nada para impedirlo se convierte en cómplice. Todo aquel que no ama a los animales, no ama a la humanidad y todo aquel que los daña, daña a la humanidad_.

Lo entendí de inmediato y comprendí que la maldad no está en ver a la gente actuando cuando todos miran, la maldad está en el alma agazapada y preparada para atacar en la oscuridad a la bondad de los más débiles.

“Por sus actos los conoceréis” y tuve que dar la razón a la golondrina, muy a mi pesar, porque comprendí que la humanidad seguía sin entender que los animales se merecen el mismo respeto que todo lo demás.

SI NO TE GUSTAN LOS ANIMALES POR LO MENOS NO LOS MALTRATES NI LES NIEGUES AYUDA.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

¡No vales!

Sintió un nudo en la garganta cuando le gritó que no valía para nada, que nunca conseguiría nada sin él y que nadie la querría nunca cómo la amaba él.

Ella lo tenía tan interiorizado que se lo acabó creyendo. Él le cuestionaba su manera de vestir, se enfadaba si hablaba con compañeros de trabajo y jamás le permitió salir con sus amigos si él no la acompañaba.

Vivió un calvario aunque al mismo tiempo sentía una pena y congoja por su marido que le impedía marcharse. Lo pensó muchas veces, lo soñó otras tantas pero ese mal llamado amor que sentía quemar dentro de su corazón se lo impedía.

Lloró con cada bofetada, lloró cuando él después de hacerlo se arrodillaba pidiendo perdón, suplicando, gritando para que no lo dejara…

Pero él no se imaginaba que llegaría un día que rompería con todo ese dolor y se alejaría de él dejándole una huella que jamás olvidaría.

Y ese día llegó sin tardar porque ya no aguantó su último maltrato……

Desde entonces cambiaron los roles, ella se liberó y él vivió toda su vida con el recuerdo de un amor verdadero lejano y desperdiciado. Él nunca volvió a enamorarse y jamás la pudo olvidar. Ese fué su castigo.

El legado que le había dejado él había sido dolor, falta de autoestima, falta de confianza, complejos, miedos, desesperación y sobre todo desde ese día dejó de creer en el amor.

Pensaba en enamorarse y le daba náuseas, pensaba en volver a compartir su vida con alguien y le daba pavor y así pasaban los años con esa carga que guardaba dentro. Nunca lo exteriorizó ni siquiera a sus allegados, ella vivía cómo si nada hubiera acontecido porque así se autoprotegía y no quería que ni sus familiares más cercanos notaran su melancolía y dolor aunque sabían ya lo que había sido su vida. Su actitud ante todo lo que había sufrido fué lo que verdaderamente la marcó.

Su cara reía pero sus ojos lloraban, sus manos tocaban pero su cuerpo no sentía, recorría su vida atenta y a la defensiva para que nadie se volviera a aprovechar de su inocencia y así de esta manera se construyó un fuerte en contra del mundo exterior. La gente pasó a no importarle, los nuevos comienzos se quedaron en el camino, sus sueños acabaron rotos e irrecuperables pero no exteriorizó ni por un momento todo lo que ardía en su interior.

Ella estaba lejos de imaginar que tardaría bastante en abrir los ojos y pedir ayuda, ella estaba lejos de saber que su tortura interna iba a empezar a derrumbarse para abrir paso a una vida llena de comienzos.

Cuando todo lo que llevas dentro lo envuelves de falsa realidad y lo dejas guardado sin sacarlo, el peso es tal que no te deja levantar cabeza, sin embargo a medida que exteriorizas y vences tus temores todo vuelve a empezar y las oportunidades, que ya estaban ahí, empiezan a presentarse para que, ahora sí, las tomes y las aproveches.

E. M

Publicado en Entretenimiento

La dura tarea de ser feliz.

Jamás nadie pensó que sería fácil, pero ahí radica la importancia. Conseguir ser feliz es una asignatura muy dura por aprobar y todo lo que nos lleve hasta ella sin desviarnos de nuestros principios, bienvenido sea.

Hacemos muchas locuras en la vida para sentirnos alegres, y no está nada mal, pero emplearnos a fondo para desmigar todas las cortapisas que nos bloquea la felicidad, para eso no tenemos ímpetu.

La búsqueda de esa dicha que nos calma el alma no está en las calles, no está en la ropa, no está tampoco en el dinero, aunque luego veremos que ayudan, sino está guardada en nuestro interior esperando ser liberada.

Hemos oído, leído, narrado por activa y por pasiva que las cosas materiales no dan la felicidad, que las personas tampoco y seguimos buscando por esos derroteros sin encontrarla.

Los demonios internos que todos tenemos son los guardianes de esa felicidad presa que aspira a salir, pero para ello hemos de entablar una lucha con nuestro yo interior y ganar en esa batalla.

Mientras no interioricemos que nuestra dicha depende de nosotros y de nadie más no la conseguiremos. . Eliminemos nuestras dudas, nuestras contradicciones, nuestros miedos, nuestro enojo y solamente vivamos sin prejuicios, todo eso nos dará paz y la paz es la que lleva a la felicidad.

Vemos dicha en la loteria y cuando nos toca nos damos cuenta que seguimos teniendo esa melancolía que no nos deja respirar, pensamos que encontrando el amor de nuestra vida seremos igualmente felices pero tambien nos sorprendemos porque seguimos con esa pena interna. Y es que hasta que no nos conozcamos internamente y sepamos ver de una manera sincera qué es lo que realmente nos llena de felicidad, hasta entonces estaremos perdidos y nada material nos llenará.

La felicidad es tener la conciencia tranquila, aceptar que no somos perfectos, liberarnos de toda culpa, pedir disculpas, no haber hecho daño intencionadamente a nadie, dar a alguien sin recibir, y sobre todo saber que somos lo primero. Cuando consigamos llevar a cabo todas esas causas pendientes, sin darnos cuenta nuestro corazón empezará a latir a otro ritmo.

Pero no debemos olvidar que la felicidad son sólo momentos puntuales y por eso hay que exprimirlos a todo lo que nos dé la vida.

Cuando más libres seamos en todos los ámbitos más cerca estaremos de vivir con una felicidad plena.

E. M§

Publicado en Entretenimiento

“El corazón tiene sus razones, pero la mente pone excusas” Amit Abraham.

¡Quejas y quejas! Muchas quejas de esas personas que nunca buscan soluciones a los problemas pero protestan sin parar.

Todos tenemos problemas, todos, creo yo, pasamos por momentos díficiles en la vida pero no estamos autoflajelándonos por lo mal de nuestra situación, hay muchos que miramos hacia delante y buscamos soluciones para salir del abismo.

Tambien he tenido momentos en los que he visto el vaso medio vacío pero desde hace un tiempo ya no me complico la vida y busco soluciones si éstas dependen de mi. Si por el contrario mi situación depende de otros factores, entonces espero y sea lo que sea acontecerá porque había de ser.

Quizás es una postura un tanto inmadura pero es lo que me ha salvado de la desesperación. ¿Para qué preocuparme y hacer un drama de algo que no ha salido cómo yo quería cuando el resultado no dependía de mi? Desde que he tomado esta postura y me he convencido de que nuestras vidas están predeterminadas me como menos la cabeza.

Quizás la mayoría no estará de acuerdo y pensará que el destino es sólo una palabra para excusarnos de lo que no nos sale bien pero aunque así fuera, si esa postura me reconforta y me anima bienvenida sea.

Las cosas buenas o malas nos acontecen porque tenían que ser así y no de otra manera. Nos toca la lotería porque lo teníamos apuntado en nuestra hoja de ruta escrita por el destino y nos toca una enfermedad porque igualmente estaba predeterminada para nosotros. Y es así la vida y es así nuestra existencia. Cuanto antes lo asumamos, antes disfrutaremos de todos los momentos de nuestra vida.

Porque, que no se nos olvide, que la vida hay que vivirla momento a momento pero de los que estás viviendo ahora no de los que llegarán.

Somos afortunados muchos de nosotros por tener las necesidades básicas cubiertas cuando hay millones que no las tienen.. Podemos quejarnos porque estamos en nuestro derecho pero buscando una solución a esa queja sino no ganamos nada.

Me hace mucha gracia cuando pregunto a alguien que se queja por todo, qué solución daría él o ella a ese problema y lo gracioso es que nunca saben qué solución dar.

Y somos así, lo que hacen los demás nos parece siempre más facil aunque no estemos en su piel y de ahí nuestras continuas quejas, pero ponernos en la piel del otro somos incapaces…

¡Qué hipócrita es la humanidad!

E. M§

Publicado en Entretenimiento

Cambia de rol por un día.

A veces, es bueno cambiar nuestro rol y sacar tu otro yo a la calle a realizar esas locuras que tu personalidad interior no te permite.

Hacer locuras, empezar nuevas rutinas o crear un nuevo comienzo te hará concienciarte de que sigues vivo. Existimos por existir y las rutinas nos dirigen muchas veces a una carretera de vida monótona y plana.

Por un día acaba con tu rutina diaria, con tu saber estar, con hacer siempre lo estipulado y libérate haciendo esas cosas que has querido hacer siempre y no te has atrevido por tus prejuicios.

Cambiar de rol, estimula tu intelecto, estimula tu imaginación, estimula tu vida y convéncete de que este nuevo frenesí es positivo en todos los sentidos o por lo menos lo es para mi.

Por un día date el gusto de hacer locuras y de no pensar en el que dirán porque te llenará los pulmones de aire nuevo que te aportará ilusión para continuar con tu vida diaria llenando las horas de más adrenalina.

Vivir toda la vida acantando las “reglas” sin salirse un ápice del camino, a veces, es una tortura y una base de partida para entrar en un estado depresivo del que es díficil salir.

Vive, ama, corre, grita, llora………

E. M§