ELOGIOS ¡QUE POCO CUESTAN Y QUE CAROS LOS VENDEMOS!

#elogiaralosdemaseselogiarteati#

¿Por qué nos cuesta tanto elogiar a los demás? Cuando alguien hace algo que no nos gusta ó nos incomoda inmediatamente se lo hacemos saber, pero alabar aquello que nos place de la otra persona nos hace rechinar los dientes.

Soy consciente que lo que escribo puede ser interpretado cómo algo simple y estoy de acuerdo pero lo más triste es que ni siendo algo tan normal lo hacemos.

Y no digo con esto que tengamos que mentir y decir algo que no sentimos, pero si algo nos gusta de verdad no pasa nada por reconocerlo.

Uno de los pecados capitales en este mundo y del que el humano tiene el récord, cómo no, es la envidia. Esta es la causante de que muchas veces evitemos elogiar a nuestros amigos,a nuestros familiares, a nuestros compañeros en fin a cualquier persona que haga algo bien ó simplemente se vea bien.

Quizás uno de los motivos sea que el otro “no se lo crea demasiado”  y entonces no queremos darle el gusto.

¿Qué malo tiene que se lo crea? Mejor para esa persona, habrás hecho féliz a alguien y recíprocamente te sentirás feliz tú. Creo firmemente que si eres buena persona te sentirás pleno. Cuando alabas y felicitas a alguien te alabas y te felicitas tú.

No hay que olvidar que cuando hablas de alguien dices más de tí que de esa persona de la que hablas.

Vivimos en una sociedad en la que enseñar a alguien algo que tú sabes hacer ó vanagloriar lo que hace otra persona nos da miedo por si nos  coge la delantera. En esta  vida hay espacio para todos y tú te vas a diferenciar de los demás no por lo que haces sino por cómo lo haces, así  que no tengas miedo a decir”muy bien hecho, te has superado” porque eso te engrandece a tí a la vez que motiva a otra persona.

Una frase que leí el otro día y se me quedó grabada es una que dijo la madre Teresa de Calcuta “QUE NADIE LLEGUE JAMAS A TI SIN QUE AL IRSE SE SIENTA UN POCO MAS FELIZ Y MEJOR”.

Creo que es bastante explícita…Jamás nos ponemos en los zapatos del otro para intentar ver las cosas a su manera, que muchas veces serán equivocadas, pero quizás no lo hace de mala intención por lo que alabando más que reprochando haremos que todo fluya mejor en ambas direcciones.

Releguemos la envidia de nuestra vida e intentemos alabar a quien se lo merezca, un  cumplido a tiempo puede cambiar el día a otra persona y tu te vas has sentir hinchado de bienestar.

Creo que en este tema las peores paradas somos las mujeres porque mostramos más abiertamente nuestra sumergida envidia no alabando a otra mujer.

Nos cuesta mucho decir cumplidos, opinar sin criticar, dar consejos sin a la vez juzgar…lo creo firmemente y ojalá estuviera eauivocada.

Un trabajo bien hecho,¡qué pocos jefes son los que motivan a sus empleados diciéndoles lo bien que lo hacen, ó lo buen compañero que es, ó lo innovador que puede llegar a ser! Todos somos conscientes que en nuestra vida laboral se nos paga por hacer las cosas bien, pero no cuesta nada reconocerlo de vez en cuando.

Un ejemplo bien claro para dar crédito a mis palabras y que yo suelo contar es que los actores al acabar la función y cuando se baja el telón, esperan el aplauso del público que les va a reconocer su trabajo bien hecho. Los espectadores aplauden según les haya gustado la función y eso no está reñido con que esos actores cobren además su sueldo.

Un aplauso, una alabanza de vez en cuando es una inyección de motivación que a nadie le va a perjudicar.

En cualquier ámbito encontramos la falta de empatía con los demás.

Las redes sociales son un foco de malas personas y donde estas afloran sin pudor por tener un buen fuerte que es el anonimato ó el no estar cara a cara con la otra persona a la que van a vilipendiar. Y no digamos de los famosos “haters” que insultan a personajes públicos ó personas privadas diciendo barbaridades. Curiosean cualquier perfil sólo para sacar cosas negativas. Soy de las personas que piensa que cuando hay alguien a quien sigues y se molesta en mostrar parte de sus gustos o de su vida, no cuesta nada hacérselo saber.

Pero digo yo, si nunca le das like a esa persona ni apoyas nunca ningún comentario ¿por que sigues a ese usuario?..

Muy fácil, por el ansia que nos lleva al chafardeo para luego criticar destructivamente a esa persona famosa o no famosa.

Para acabar diría que nos despojemos de las envidias que sólo provocan malestar general y a la vez hagamos una disección de nuestro interior para averiguar si algunas de nuestras actitudes no están dirigidas por animadversiones escondidas a nosotros mismos.

Si te inspiran mis palabras para bien o para mal suscríbete a mi blog.

Publicado por EL MUNDO DE AYLIN

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: