SEROTONINA EN MÍNIMOS #lluviabella ☆☆☆☆☆

Las gotas de lluvia hacen un agujero en la piedra, no por la violencia, sino por la constante caída. (Lucrecio)

Hoy amanezco triste, apática, apagada porque la lluvia ha hecho acto de presencia aquí en la ciudad.

Es contradictorio que ame la lluvia, los truenos y los relámpagos pero a la vez son los días en que más me quema el corazón.

Algunas personas caminan bajo la lluvia, otras simplemente se mojan.                                     (Roger Miller)

Todo es poético cuando llueve, todo es más sensual, los sentimientos afloran más tenazmente a flor de piel, pero son días de tristeza…..

De todas maneras no es algo tan poético es mucho más somático.

Los rayos del sol hacen que tengamos un aumento de serotonina que nos ayuda a estar más contentos y vitales pero  cuando llueve o está nublado la serotonina disminuye dejando paso a esa sensación real de tristeza. Hay otros factores mucho más complejos pero no soy una experta en el tema por lo que mejor dejo la clase técnica y me centro en sentimientos.

Días de nostalgia, de melancolía pero hermosos a la vez, porque no hay mayor grandeza que captar cualquier detalle en cada gota, cada rayo, cada estruendo…y pensar, pensar en nosotros y en los demás. Escudriñar cada oportunidad para mejorar.

Una taza de café, un buen libro y una silla delante de la ventana es toda la felicidad que necesito…¡como siempre los mayores placeres nos lo ofrecen los detalles pequeños!

Lluvia de primavera, lluvia de verano,..son días apropiados para adentrarte en descubrimientos de todo tipo  porque esos días a pesar de la  melancolía, también son los más indicados para recorrer viejas calles en el casco antiguo de tu ciudad y tomarte un café en uno de los innumerables locales polvorientos por el paso de los años. ¿ Existe mayor felicidad?

Viajar al norte de España en épocas de lluvias es una de las experiencias más espectaculares que puedas vivir. Cuando te empapas de sus aromas,  de sus calles, de sus tabernas, de sus iglesias en ese clima característico es cuando vives la plenitud de sus costumbres. Siempre es más poético  visitar la zona Norte con este onírico ambiente porque es el clima mamado por todos los moradores de esta maravillosa zona española.

Esos viajes al Norte lluvioso, me traen recuerdos gratos de viajes de niña con mis padres a San Sebastián en donde muy detenidamente visitábamos cada pueblecito que se nos presentaba.. Esa manera de hacer turismo, ya desde muy temprana edad, me apasionaba.

Todo lo que nos da la vida son pequeñas alegrías convertidas en agua de lluvia, en sol primaveral, en nublado embrujado. Y nosotros en vez de tomarlo cómo presentes ofrecidos, nos lo tomamos cómo torturas impuestas.

Cuando llueve, el ánimo de las personas que viven y trabajan en ciudades, cambia. El ambiente se caldea y hay muchas más peleas, gente descontenta, impaciente, irritante..  Es extraño, pero todo se colapsa con mayor facilidad y por ende la humanidad estalla.

Pero todo cambia cuando estás en el campo, en la naturaleza, entonces todo es serenidad. Las criaturas silvestres aparcan sus voces para oír a la lluvia a la vez que se refugian en la propia naturaleza. Allí se respira paz, melancolía y quietud de la que no quieres salir.

Cada momento, cada espacio, cada inclemencia tiene su hueco, así que yo te diría que no te enfades con los elementos porque los necesitas para agradecer más el sol cuando llega.

Dormir con la ventana abierta escuchando la lluvia cómo una nana que te mece es algo encantador, es paz, es reflexión. En esos momentos no pienses en la ropa tendida, en zapatos que no te podrás poner, en cosas que no podrás hacer, piensa sólo en la lluvia.

Desconecta tu cable egoista y deja paso al disfrute de todo el entorno mojado.

Cuando das el protagonismo que se merece a lo que te ofrecen gratuitamente, entonces empezarás a cambiar. Si te produce tristeza ese día lluvioso no luches, déjalo aflorar y acompáñalo para haceros compañia mutua.

El Sol es delicioso, la lluvia es refrescante, el viento nos prepara, la nieve es estimulante. Realmente no hay tal cosa como el mal tiempo, sólo diferentes tipos de buen tiempo.

John Ruskin

Publicado por EL MUNDO DE AYLIN

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Un comentario en “SEROTONINA EN MÍNIMOS #lluviabella ☆☆☆☆☆

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: