SIN TÍTULO…

Cómo puedes navegar en este mar somnoliento, en este cúmulo de esperanzas acabadas , en esta marejada de sueños no realizados y pesadillas cotidianas?

Bosques llenos de hojas caídas que no pueden seguir adheridas a su árbol donde algún día fueros frescas y felices, ahora nacen hojas nuevas, jóvenes y vitales. Ante tanta sabia nueva es imposible competir y ahí quedan acumuladas todas esas hojas secas que aún muertas, siguen teniendo su encanto.

Pavimentos desgastados de tanto dolor, calles descoloridas por tantos llantos de nonatos yendo y viniendo, adoquines de suspiros inmortales, los mismos adoquines que en siglos pasados vieron el devenir de otras almas.

Mundo acabado, mundo ciego y sordo para ti, mundo vencido que te tiene acorralada para no seguir, para no volver, ¡mundo finito!

Esfuerzo agotado, cansancio de tanto luchar, estupefacción de tanto intentar y extenuación de buscar coartadas para no dar protagonismo a la rendición. Pero ya es ínutil, ya no merece la pena, ya el desfallecimiento ha llegado a su clímax, ya no hay más.

Todo el universo llora tu rendición, todos aquellos libros te gritan que aún puedes seguir. Sonetos y versos acarician tu tez cantándote bonitas canciones, palabras que bailan ante ti para tu agrado… Todos los que alguna vez te ayudaron, ahora te cogen de la mano para asirte fuerte y no dejarte a tu suerte.

Aquellas historias escritas en libretas incabadas, poesías en papeles amarillentos por el paso de los años y que te niegas a destruir, todos ellos, te apuntan con el dedo para elevarte y darte alas nuevas.

Cuerpo afligido de tanto esfuerzo por gustar, por ser mejor, por mejorar, pero nunca es suficiente… Nunca fué suficiente para que le guiñaras un ojo y para que le dieras un hilo de esperanza.

Cuerpo que te amaba, te lo demostró abiertamente pero jamás le hiciste caso, ahora te deja a un lado, porque ya no le queda un ápice de fuerza para animarte.

Te han regalado alas nuevas que no sabes cómo usar y estás inerte en la cima con la mirada perdida al vacío porque aún te cuesta volar.

Carnaza de desalmados que vigilan a su presa para atacar cuando las fuerzas flaquean. Carroñeros que revolotean a tu alrededor para poder cazarte…. Sigues estancada en la cima sin moverte, absorta en tu vacío. Ya no puedes más y las rapaces lo saben.

Hoy escribes con tinta negra de desesperación en cada poro de tu piel, un tatuaje de tu vida. Tatuaje que se esconde por cada recodeco de tu anatomía para recordarte tus valores.

Vida escrita con fuego y muerte diseñada con los rayos del desamor, día a día, segundo a segundo está mecanografiada para crear una ruta nueva que te resistes a seguir.

Publicado por EL MUNDO DE AYLIN

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Un comentario en “SIN TÍTULO…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: