¡NO TENGO NADA QUE PONERME!….

La moda es para experimentar y algunas veces salir de tu zona confort. Foto extraída de Píxel.

Cuando no tengas nada que ponerte, cuando todo te parezca igual, cuando el vestirte sea casi un suplicio y acabes cada mañana con la misma combinación de ropa, párate a pensar y concédete un minuto para entender por qué te pasa eso.

Cuando decimos __ Es que no tengo nada que ponerme, justo para esta cena me quería vestir con una blusa blanca__

Tu pareja te mira con ojos cómo platos y para animarte y que acabes pronto mira tu vestidor y te dice __Pero cariño, si tienes muchas blusas blancas. __ a lo que tú contestas, __pero yo quería la que ví ayer en la tienda confeccionada en seda.. En seda no tengo ninguna y era justo la adecuada para esta ocasión. ___

Esta conversación, creo no equivocarme, la hemos tenido todos y cuando lo decimos lo hacemos convencidos de que es totalmente cierto. Cuanta más ropa tienes para elegir menos claro lo tienes. Esto nos pasa porque compramos prendas que nos gustan, nos hacen parecer bien y luego no sabemos con qué combinarlas….Por otra parte cuando tienes demasiada ropa sin espacio para ello, acabas por no acordarte de lo que tienes y terminas vistiendo con lo más rápido. Así que es cierto que no sabes que ponerte, pero no por falta de ropa sino por falta de visualización glogal de todo lo que hay en tu armario.

Cuando en una tienda hay demasiados elementos expuestos, ya sea ropa, joyas, etc.,acabas por no saber donde mirar y es mucho más difícil que nuestros ojos vayan a aquello que estamos buscando. Lo mismo pasa cuando tienes un armario a rebosar, no aprecias todo lo que tienes.

Hacer la elección perfecta, marcará la diferencia entre estar guapa y estar deslumbrante. Foto extraída de Píxel.

Nuestro fondo de armario correcto es aquel que tenga un número de prendas con las que seas capaz de hacer combinaciones entre ellas para conseguir vestir durante un mes sin repetir look. . Ésto se consigue comprando prendas básicas con elementos especiales en colores neutros y otras prendas con colores complementarios. De esta manera puedes hacer tal número de looks que durante un mes no repetirías.

No creáis que para hacer un fondo de armario se necesita ropa distinta para cada día, os asombraríais de la “poca” ropa que se necesita para ello.

Otro punto a tener en cuenta para que no nos pase el típico “no tengo nada que ponerme” , es conocerte a ti y lo que te sienta bien. Cada uno de nosotros tiene un tono de piel, un color de cabello natural, unas facciones determinadas, una forma determinada de nuestro cuerpo, etc. y basándonos en todo ésto, averiguar los colores que nos sientan bien, el tipo de prendas que resaltan nuestra figura y disimula otras. Todo ésto hace la diferencia.

Cuando consideras estos puntos, aunque hay muchos más, el armario se convierte en algo apetecible de abrir a la par que te facilita la elección de los looks.

Todo tiene su explicación y su sentido, por eso existen profesionales que ayudan a facilitarte ese cambio y te acompañan en el proceso. Estos profesionales te aconsejan, para eliminar de tu armario aquello que está colgado sin usarse hace mil años y a quedarte con aquello que te gusta de verdad y te sienta bien.

Muchas veces cuando compramos, lo hacemos sin más, no miramos más allá. No nos preguntamos, ¿cuántas veces me la voy a poder poner, la puedo combinar con otra ropa que tengo, es fácil de mantener? Y nos hacemos con prendas que quizás no era lo que más necesitábamos.

Pero piensa que si ese jersey tan bonito que tienes, sólo te lo has puesto una vez, no es porque no tengas ocasión para ello o porque lo quieras reservar, o cualquier otra escusa que te autoimpongas. Si lo tienes y apenas te lo pones es porque, en el fondo, no te gusta verte con él y lo guardas por si algún día cambia tu gusto…

De aquí, la importancia de comprar aquello que te gusta, te sienta bien y es compatible con todo lo que tienes en tu vestidor.

Lógicamente esto no quiere decir que no te puedas comprar cosas atrevidas y a la moda, para nada, la moda está para salir de nuestra zona de confort y experimentar con ella, pero lo puedes hacer cuando estés convencida y estés preparada para cambiar tu estilo, porque sino tendrás la prenda de moda hasta que sea ya demodé y estará ocupándote un espacio necesario en tu armario.

Atrévete con otros estilos, quizás te sorprendas. Foto de Elena. M

Estos son alguno de los puntos a tener en cuenta si quieres sacarle el máximo partido a tus prendas y reducir la acumulación de ropa.

  • Averiguar los colores que te sientan bien (fríos, cálidos, empolvados..)
  • Estudiar qué tipo de cuerpo tienes, (triangulo, triángulo invertido, reloj de arena,rectángulo o manzana)
  • Saber, (qué seguro que si) las partes que no te gustan y quieres disimular y las que quieres potenciar.
  • Parar a pensar qué tipo de vida llevas y cuánto tiempo inviertes en cada actividad, así sabrás qué tipo de prendas has de tener en mayor cantidad. Si la mayoría de tu tiempo trabajas, es mejor tener más prendas para llevar al trabajo que trajes de noche, o si inviertes muchas horas de tu tiempo en deporte y poco en vida social es ínutil tener muchos trajes de noche y tacones, si al final van a estar hibernando en el armario.
  • Es preferible comprar poco y acertado que mucho, de mala calidad y que quede acumulado.
  • Procura que la ropa que elijas sea fácil de planchar, no se arrugue demasiado, sea fácil de lavar, no necesite cuidados extremos para su conservación. Si no tienes en consideración estos parámetros acabarás teniendo ese vestido maravilloso que cada vez que lo has de lavar te pasas mil años planchándolo. Cuando una prenda cuesta de ser mantenida acabas por no sacarle el máximo partido.
  • Por último, sal de tu zona de confort y arriesga con estilos diferentes si aún no tienes uno que te guste. Atrévete a cambiar si lo que te vistes te aburre o no te gusta.
Ten en cuenta los puntos básicos que te harán comprar ropa con responsabilidad y no acumular prendas inútiles. Foto extraída de Píxel

Sentirse bien con tu atuendo es importantísimo para potenciar tu autoestima. Pero cuida también tu personalidad y tu interior pues eso es lo que hace elegante a una persona.

Publicado por El mundo de Aylin.

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: