Publicado en Entretenimiento

ALGO DEL MÁS ALLÁ…..

Pero y las que no están dentro de estos parámetros? Imagen sacada de Pinterezt

Hoy me ha dado por pensar en otro de mis temas favoritos. Me apasionan muchas cosas pero las vivencias paranormales son mi perdición.

Reconozco que tal cuestión me aterra pero por otro lado me encandila, así que estoy entre la espada y la pared. ¿Hablo, leo, veo historias de esta índole o no lo hago? Si pienso en estas historias luego en la noche cuando quiera ir al baño me voy a “cagar” de miedo, pero por otro lado mi cerebro me empuja a disentir sobre estos temas.

Nunca he creído al cien por cien en estos fenómenos sobrenaturales porque mi razón me dice que es imposible que exista vida después de la muerte. Mi razón me aconseja que lo más lógico es que nuestro cerebro nos juegue malas pasadas y que nuestros ojos vean realidades distorsionadas.

Pero por otro lado he oído historias en primera persona de gente con la cabeza muy bien amueblada que me han dejado estupefacta. Me pongo a pensar ¿y si hay cosas que sentimos o presentimos que nadie puede traducir ni explicar? Si te pones a estudiar las épocas pasadas te das cuenta de todas las cosas que para nuestros antepasados eran sobrenaturales y con los siglos se les ha dado unas respuestas lógicas.

Me pregunto si lo que ahora desconocemos y se nos antoja irreal, el día de mañana sean realidades diarias.

Estas experiencias sobrenaturales, extrasensoriales, inexplicables son un tema de fé en la persona que lo cuenta más que en otra cosa. Si mi hermana me transmite una de estas experiencias, sin lugar a duda la creeré a “pies juntillas” aunque pueda creer que su experiencia bien pudiera formar parte de una mala jugada de la psique.

Si la oigo por televisión y la narra algún personaje que no me resulte creíble, seguramente no la tomaré cómo cierta.

Algunas antiguas culturas pensaban que la fotografía robaba el alma de la persona retratada……..Foto de Elena. M

Os voy a contar una experiencia mía que muy pocas personas conocen y que para mí fue real al día después de haberla experimentado.

Cuando vivíamos en un piso en el centro de la ciudad hubo una temporada que vino a vivir una tía mía. Ella ocupaba una habitación al lado del baño. Mi tía era una persona ya mayor, con problemas respiratorios y por ese motivo le costaba mucho moverse, además tenía un poco de sobrepeso, todo sea dicho.

Me levanto una noche para ir al baño y al salir me parece oír la voz de mi tía llamádome. Cómo lo hacía algunas veces cuando estaba acostada no me extrañó. Pensé _quizás quiere agua, o no alcanza a alguna cosa_. Voy a abrir la puerta y no podía (esa puerta no tenía cerrojo), era cómo si alguien desde dentro empujara para no dejarme abrirla, lo intenté, me costó pero pude abrirla. Cuando miro veo al fondo de la ventana cómo una sombra humana que pasa muy deprisa. Miro a mi tía y estaba durmiendo plácidamente. Me da un ataque de miedo y me voy corriendo por el pasillo a mi cama y me abracé a mi pareja sin poder soltarlo.

Al día siguiente nos levantamos y estábamos desayunando cuando mi tía dice _Buff, anoche tuve una sensación más mala, me desperté y vi la sombra de una persona a los pies de mi cama que me intranquilizó. Luego me volví a dormir y seguramente fué un sueño, pero me ha dejado con una sensación extraña_.

En ese momento se me cae la taza de mi café y me quedé blanca. Yo no había contado mi experiencia a nadie porque mi pareja estaba dormida cuando la agarré por la noche y mi tía se acababa de levantar.

Nunca sentí tanto miedo. Con los años ese miedo se ha ido. Pero sigo pensando a veces en aquel episodio tan extraño. Foto de Elena. M

Cuando les conté lo que me había pasado la noche anterior se quedaron sin saber que decir y para no preocuparme, quitaron importancia al duceso porque ellos eran mucho más pragmáticos que yo y tampoco querían asustarme más.

No puedo poner la mano en el fuego de que lo que vi fuera real o una sombra provocada por la luz del pasillo etc, etc, lo que sí juraría ante cualquier tribunal es que lo que experimenté esa noche sucedió tal y cómo lo cuento, me costó abrir la puerta, y oí la voz de mi tía. Por otro lado la especie de sombra que vi también la había visto mi tía… ¿Qué explicación puedo darle a eso?

Entonces ¡creer o no creer eh aquí el dilema! Sigue siendo una incertidumbre porque nadie ha vuelto del más allá vivo que pueda contar alguna experiencia. Por otro lado ¿quién nos dice a nosotros que no hay personas más sensibles, con una psique más desarrollada que puedan experimentar estos fenómenos paranormales?

¿Cómo podemos asegurar que después de muertos no pasa nada más? El alma, si existe, ¿puede desaparecer con la muerte?

Ahí os dejo la ecuación… A ver quién la resuelve…

#masvalecreerquesentir #creerenelmásallá #espíritus

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s