Publicado en Entretenimiento

VOLVER A TUS RAÍCES.

Un día todo cambió, un día la vida paró para mí. El mundo a mi alrededor se mueve y yo, permanezco impasiva en el mismo sitio.
Mis pies no me responden aunque quiera y estoy estancada.

Muchas veces he tenido una pizca de valor para seguir pero luego desisto y sigo ínmovil.

A veces siento estar en un sueño donde todo lo acontecido ha sido onírico pero cuando vuelvo en mí me doy cuenta que  la realidad está ahí, que la realidad es lo que es y que no sueño porque estoy despierta.

El tiempo pasa pero hay cosas que siguen igual.



Volver a mis inicios se me antoja retroceder, volver a pisar las calles de mi barrio, ahora distinto por las gentes que lo habitan, se me hace casi extraño.

¡Cómo la vida, a veces, te muestra lo que tanto temes! Te lleva allí donde pensaste no volver, te muestra todo aquello que querías dejar atrás, cómo una lección de humildad.

De un tiempo a esta parte las calles, las gentes, los bancos, de mi antiguo barrio se me antojan extraños, me parecen decadentes, y sin embargo el destino me ha atraído a él cual hierro imantado.

Siento que mis orígenes han perdido valor, que mis recuerdos se han ensunciado con este nuevo paisaje urbano. Gente que viene de otros sitios y ciudadanos que son de este país, que no aceptan unas normas básicas de convivencia.

No fumar en los ascensores, no tirar basura por las ventanas, no dejar bolsas de basura en papeleras, que para eso hay contenedores, recoger las mierdas de sus perros ( tengo perrita y voy siempre con mis bolsitas) en fin, una serie de puñeteras faltas de civismo que me cabrean a la par que me entristecen.

Y cualquiera amonesta a según quien de los que acometen semejantes fechorías, porque algunos de los que fuman en el ascensor parecen mafiosos que te van a tirar al mar con un bloque de hormigón adherido a tus pies, si osas recriminarles algo. Con esta actitud cuando entras en el cubículo para bajar a SENDA a que haga sus deposiciones, has de contener la respiración para que el hedor del tabaco no inunde tus pulmones.


Siento que volver a estas calles, por motivos ajenos a mis voluntades, es volver al pasado. Entonces mi barrio me gustaba, se sentía hogareño, nos sentíamos una gran familia porque casi todos nos conocíamos aunque fuera de vista. Y ahora  estoy otra vez aquí cómo cuando a los 15 años imaginaba irme con la persona amada al centro de la ciudad que era lo que quería por aquellos tiempos.

Cuando lo pienso creo que no es el barrio en sí, sino volver a mis orígenes cómo si todo lo vivido hasta ahora fuera una quimera, fuera una ensoñación.

Pero así es el destino, no te pregunta tu opinión y él hace de las suyas cada vez que puede. Y heme aquí en mi antigua casa y en mi antigua vida.

En otro momento de mi trayectoria me hubiera supuesto un hándicap pero hoy  me es indiferente. Las oportunidades de la vida son las que son y estoy sosegada y tranquila porque es lo que toca, porque es lo que quiero ahora. No me gustaría estar en otra parte.

Por lo menos ahora tengo las ideas claras, y mis anhelos están diseñados para ir a buscar esos proyectos futuros poquito a poco.

Lo que cuenta ahora es el presente y estoy aquí con las personas que más quiero, lo de fuera no importa, lo exterior no me despista de mis funciones.

Las Sensaciones no han cambiado. Foto de Elena. M

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s