Publicado en Entretenimiento

LA NAVAJA DE OCKHAM 🔪 🔪 🔪 🔪 🔪 🔪 🔪 🔪 🔪 🔪

https://www.elmundodeelena.es/

Según la navaja de Ockham «en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable».

Y es que a veces hago crucigramas en mi cabeza, cómo casi todo el mundo, haciendo elucubraciones sobre lo que pasará, lo que haré, lo que diré, y muchas veces, (casi siempre, la verdad) me inclino a pensar las mayores catástrofes que me pasarán si……

He sido poco confiada siempre y ante una proposición o ante un posible cambio siempre me tiro por lo más complicado, siempre compongo en mi cabeza situaciones que jamás se producirán, porque lo más sencillo es ver cómo se desarrolla todo y actuar en consecuencia. Muchas veces lo mas probable es lo más simple.

Reconozco que es bueno planificar movimientos pero hay circunstancias en la vida que es mejor hacerlas cuando se te presentan.

No me gusta planificar mucho los viajes porque tengo el presentimiento que en el periodo de espera hasta la llegada del día “D” pueden pasar tantas cosas que se me vienen a la cabeza un sinfín de situaciones negativas.

Para mí lo mejor es levantarme una mañana y si ese fin de semana me apetece viajar, viajo. Eso sí, si no encuentro ningún alojamiento porque está todo lleno, no pasa nada, se buscan soluciones alternativas, que siempre las hay. Siempre tiendo a pensar que cuando no salen las cosas es porque no habían de acontecer.

“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.”

Os relato una pequeña anécdota para confirmar lo que digo y si os sirve para haceros pensar, entonces me alegraré mucho.

Para la Semana Santa del 2016 justo un día antes de las vacaciones, todos mis compañeros de trabajo se iban a algún sitio. Yo no tenía planes y cuando llegué a la casa de mi madre le dije a ella y a mi hermana que hicieran las maletas que nos íbamos por ahí, Senda incluida.

No tenía reservas ni nada planeado pero sentí que encontraría algún hotelito para poder irnos… (la ilusión de mi hermana y la mía ha sido siempre hacer disfrutar a madre lo que durante muchos años no pudo vivir).

Mi madre, que se conformaba con muy poco, no hacía más que decirme que no me preocupara y que no gastara mi dinero, que ella con ir a tomar algo cerca ya era féliz, me insistía que ya lo haríamos más adelante.

Recuerdo perfectamente que le dije que las cosas había que hacerlas cuando surgían y la tranquilicé diciéndole que si no encontraba hotel no iríamos pero si había alguno que tuviera habitaciones libres y admitieran perritos, entonces nos iríamos. En el fondo mi madre estaba cómo una niña con zapatos nuevos por el posible viaje.

Finalmente conseguí un hotel en Madrid de ***** a un precio bastante más barato de lo habitual y allí que nos fuimos.

Jamás he visto disfrutar a mi madre cómo lo hizo en ese viaje. Nunca había estado en un hotel de cinco estrellas (aunque yo tampoco había ido a muchos) y parecía una niña pequeña.

Al cabo de tres meses le dio a mi madre el derrame cerebral que la dejó ínmovil y sin habla.

He pensado muchas veces en ese día, he visualizado ese momento cada instante confirmando que si no nos hubiéramos ido a Madrid ella ya no hubiera podido disfrutar de todo lo que vivimos.

Eso supuso para mí un antes y un después. Desde ese momento mi lema es vivir el día a día. No pienso en el verano, en dos meses vista ni siquiera en un mes vista.

Pensamos, hacemos planes, dejamos las cosas para mañana sin darnos cuenta que el mañana no existe, el mañana es incierto….

Nos formamos rompecabezas imaginando, adivinando, juzgando… Cuando todo es mucho más fácil de lo que pensamos, todo es más simple “VIVE LA VIDA DÍA A DÍA, NO PIENSES TANTO EN COSAS QUE NO DEPENDEN DE TI, NO HAGAS A NADIE LO QUE NO TE GUSTA QUE TE HAGAN Y POR ÚLTIMO VIVE”

Os relato otro pasaje de mi vida que también viene a corroborar mi postura. En rebajas compré unos zapatos de una marca que me encantaba. Cómo los compré a muy buen precio me negaba a estrenarlos hasta que no viniera un acontecimiento especial (son zapatos joya) todo sea dicho de paso. A los pocos días de su adquisición, (a mi no me gusta dejar las cosas en el armario mucho tiempo), decidí estrenar los zapatos para ir al trabajo.

Justo ese mismo día del estreno tuve un accidente de moto que casi me cuesta la vida. Los zapatos salieron volando y en el hospital me enteré que los habían recogido de la carretera sanos y salvos.

He aquí otro episodio que viene a confirmar mi decisión de vivir el día a día. ☑️

Esta foto es del viaje a Madrid, la penúltimoa salida que hicimos con ella. Con posterioridad, la segunda quincena de junio nos fuimos a Mallorca y ese sí fué el último viaje que hicimos juntas.

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s