Publicado en Entretenimiento

VOLAR SIN RED

¡Cuántas oportunidades perdemos por nuestro maldito orgullo!

El peso de la culpa te puede hacer caer.

Que tu orgullo no te impida seguir con tu vida. Dicen que equivocarse es de genios pero pedir perdón es de sabios. Cuesta mucho más llevar la carga de una victoria que encajar una derrota. Hay que ser mucho más fuerte cuando ganas una batalla que cuando pierdes una guerra. La victoria te puede hacer cambiar y te puede convertir en una persona cruel e injusta por lo que piensa muy bien lo que quieres porque puede convertirse en realidad.

El que viaja por la vida con la carga de la culpa vive su existencia a medias y la mayoría de las veces la carga se vacía con un simple “lo siento” “estaba equivocado”.

Volar por el mundo sin recapacitar en el mal que hacemos es volar por la vida sin red porque en cualquier momento las alas con las que volamos pueden romperse y nos pueden hacer caer sin posibilidad de renacimiento. Sin embargo reconocer nuestras malas acciones hará que volemos  tranquilos y sin red porque nuestra carga será más pequeña.

Tampoco tengas miedo de reconocer lo que haces bien porque la falsa modestia es pedante y petulante. Cuando alguien te dice que el trabajo está bien realizado di gracias y no desmerezcas lo que haces porque por ende desmereces a quien te lo dice.

Todas estas no tan pequeñas reglas de  protocolo te harán llevar la vida más fácil y vivir sin rencores. No hay mayor riqueza en esta vida que ir a la cama a dormir con la cabeza bien descansada y con la tranquilidad de no deber nada a nadie.

¿Pero que pasa cuando el culpable no tiene remordimiento alguno y va por la vida sin la necesidad del perdón, qué pasa con esta gente victoriosa que usa su poder para dañar al otro? Creo que este tipo de personas están tan descontentas con sus vidas que todo a su alrededor es falso. Sus sentimientos son falsos, sus palabras son falsas…y en el fondo la soledad de sus almas son tal que sólo haciendo daño se sienten vivos.

En fin, respeten para que los respeten, no critiquen porque nadie está en los zapatos de nadie y no hagan lo que no les gusta que le hagan a ustedes.

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s