Publicado en Entretenimiento

«El corazón tiene sus razones, pero la mente pone excusas» Amit Abraham.

¡Quejas y quejas! Muchas quejas de esas personas que nunca buscan soluciones a los problemas pero protestan sin parar.

Todos tenemos problemas, todos, creo yo, pasamos por momentos díficiles en la vida pero no estamos autoflajelándonos por lo mal de nuestra situación, hay muchos que miramos hacia delante y buscamos soluciones para salir del abismo.

Tambien he tenido momentos en los que he visto el vaso medio vacío pero desde hace un tiempo ya no me complico la vida y busco soluciones si éstas dependen de mi. Si por el contrario mi situación depende de otros factores, entonces espero y sea lo que sea acontecerá porque había de ser.

Quizás es una postura un tanto inmadura pero es lo que me ha salvado de la desesperación. ¿Para qué preocuparme y hacer un drama de algo que no ha salido cómo yo quería cuando el resultado no dependía de mi? Desde que he tomado esta postura y me he convencido de que nuestras vidas están predeterminadas me como menos la cabeza.

Quizás la mayoría no estará de acuerdo y pensará que el destino es sólo una palabra para excusarnos de lo que no nos sale bien pero aunque así fuera, si esa postura me reconforta y me anima bienvenida sea.

Las cosas buenas o malas nos acontecen porque tenían que ser así y no de otra manera. Nos toca la lotería porque lo teníamos apuntado en nuestra hoja de ruta escrita por el destino y nos toca una enfermedad porque igualmente estaba predeterminada para nosotros. Y es así la vida y es así nuestra existencia. Cuanto antes lo asumamos, antes disfrutaremos de todos los momentos de nuestra vida.

Porque, que no se nos olvide, que la vida hay que vivirla momento a momento pero de los que estás viviendo ahora no de los que llegarán.

Somos afortunados muchos de nosotros por tener las necesidades básicas cubiertas cuando hay millones que no las tienen.. Podemos quejarnos porque estamos en nuestro derecho pero buscando una solución a esa queja sino no ganamos nada.

Me hace mucha gracia cuando pregunto a alguien que se queja por todo, qué solución daría él o ella a ese problema y lo gracioso es que nunca saben qué solución dar.

Y somos así, lo que hacen los demás nos parece siempre más facil aunque no estemos en su piel y de ahí nuestras continuas quejas, pero ponernos en la piel del otro somos incapaces…

¡Qué hipócrita es la humanidad!

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

2 comentarios sobre “«El corazón tiene sus razones, pero la mente pone excusas» Amit Abraham.

Responder a Las palabras de Javier Cancelar la respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s