Publicado en Entretenimiento

Tu mayor enemigo.

Nunca pensé que sería
la carcelera en mi encierro, la enfermedad en mi lecho ni la plañidera en mi entierro.

Nunca creí merecerme
las alegrías de la vida, la esperanza en la ira ni la salvación en mi huída.

Nunca canté la canción
de la oportunidad ofrecida, nunca luché por luchar sin tener arma ceñida y nunca huí de mi carma que enfrenté con mi vida.

Todo tiene sentido, todo parece encajar cuando tu voz me acompaña en un caminar infinito que me cura al andar y me anima a escribirlo.

Todo pasa en la historia cual golondrina en el cielo, nada queda en el libro cuando el final está escrito.

Sólo queda esperar a un juicio final justiciero, si la ofrenda ofrecida con corazôn se ha forjado
ningun mal temeré en mi soñar ya soñado.
.

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s