Publicado en Entretenimiento

Cómo mirar en un espejo…

Los complejos de los demás son los que lanzan cómo balas hacia nosotros. Hemos de pensar que cuando alguien nos critica, nos juzga o simplemente se permite el lujo de opinar sobre nuestra vida lo que hacen es reflejar sus propios miedos y fracasos en nosotros.

Quien puede juzgar una mala acción es aquel que la conoce, bien porque la ha hecho él o bien porque la ha sufrido y nunca podemos basar nuestra vida y nuestras acciones en las frustraciones de los demás porque eso será nuestro propio fin.

Somos un reflejo de lo que odiamos y de lo que amamos y por eso cuando alguien nos critica o nos alaba lo está haciendo a si mismo.

Esta verdad absoluta me llevó toda una vida aprenderla, así cómo asimilar que las opiniones ajenas no pueden controlar mi vida ni mis acciones.

La gente que nos quiere nos aconsejará lo mejor que sabe pero aún así las decisiones las hemos de tomar nosotros aún a riesgo de equivocarnos. El miedo a las opiniones ajenas nos priva de oportunidades y nos arraigan inseguridades que quizás ni siquiera tengamos.

Las personas somos envidiosas por naturaleza y por eso cometemos errores con los demás pero dejarnos vencer es darles la razón a ellos.

Cuando alguien opine mal de ti a tus espaldas y te ponga “verde” piensa lo penosa que debe ser su vida para que reconozca en ti algo que está criticando. Uno no opina de lo que no sabe y no reconoce un defecto si no lo ha experimentado alguna vez.

Una persona que no es envidiosa confiará en la gente y vivirá feliz sin ansiar nada de nadie. La persona que no critica ni juzga no verá esos fallos en los demás y así se conforma la vida humana.

Somos lo que vemos en los demás. Esta ley del espejo es algo que nos hemos de meter en la cabeza bien adentro porque cuando deseamos ser cómo alguien que admiramos, no nos engañemos, eso que admiramos son las mismas virtudes que tenemos nosotros, tal y cómo dice el refrán “vemos la paja en el ojo ajeno y la viga en el nuestro no”. Nos cuesta ver las virtudes y los defectos en nosotros mismos y no tenemos problemas en ver lo mismo en los demás.

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s