Publicado en Entretenimiento

El escaparate de la vida.

No sé si pensaréis que estoy loca pero uno de mis pasatiempos favoritos es sentarme en un banco de la calle y ver pasar a la gente. Me apasiona observar el rostro de las personas que van y vienen con sus problemas y actitudes cuando creen que nadie los observa. Deambulamos por la calle sin ser conscientes que a lo mejor alguien está escudriñando y analizando cada uno de nuestros movimientos haciéndonos vulnerables sin saberlo.

Mi afición no va destinada a criticar ni juzgar, sólo a mirar e imaginar cada una de las historias que se pueden esconder detrás de cada uno de los rostros que veo. Llevando a cabo este hobbie me doy cuenta que la gente parece inconformista con su vida, las caras que observo son caras de cansancio, de anulación, de tristeza o de rabia, desgraciadamente no veo a nadie feliz ni con una sonrisa dibujada en la cara.

Todo esto me hace pensar que nosotros no somos así, que son las circunstancias las que nos hacen derivar en estos sentimientos, que nadie quiere aparecer con cara de pocos amigos cada mañana ni deambular por las calles con ceño fruncido. Y lo más alucinante de todo es que cuando vemos a alguien feliz y risueño paseando por las calles casi lo miramos con admiración porque pensamos qué motivo tendrá para estar tan optimista.

Observando a la gente veo lo indiferentes que somos los unos con los otros, lo acostumbrados que estamos a ver maldades y penalidades por doquier y ya es parte de nuestra vida.

Nosotros podemos cambiar eso, cada uno de nosotros tiene un interruptor a punto de ser activado para mirar las situaciones con otro cristal, para ver nuestras mañanas de diferente manera.

Cuando basamos nuestra vida en los momentos más desafortunados nos introducimos en un pozo sin fondo que nos hace ver todo negro y así de esta manera salimos cada mañana a la calle con esa cara triste y de pocos amigos.

Hay que cambiar el chip y empezar el día con una sonrisa aunque tenga que ser una sonrisa forzada, seguro que el karma nos compensará con algo bueno.

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

3 comentarios sobre “El escaparate de la vida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s