Publicado en Entretenimiento

Hacer el tonto para ser feliz

Siempre me ha gustado la expresión «los tontos felices» que son aquellos que viven cómo quieren y hacen lo que les llena sin importarles lo que el resto opine.

La palabra tonto en este caso no es peyorativa sino todo lo contrario es una palabra liberadora, una palabra con fuerza, la palabra de aquellos que se preocupan por lo verdaderamente importante sin pararse en aquellas cosas superfluas.

Viven felices porque hacerse el tonto muchas veces es lo más inteligente. Alguien me dijo una vez ¿Quién es el más tonto de una fiesta? El que va de listo… Y es la pura verdad. Disfrutran las pequeñas cosas de la vida aún a riesgo de que los llamen tontos o pusilánimes. Gozar de todo lo que se les da y de lo que consiguen sin dejar de lado las vivencias del camino.

Los tontos felices no critican, no juzgan, no envidian, sólo viven felices y cuando tienen un obstáculo en la vida lo superan sin dramatizar.

Muchos intentan esta manera de vivir pero para ello se ha de tener la personalidad suficiente cómo para llevar cómo estandarte su propio albedrío. Poder elegir sin prejuicios, sin cortapisas, sin obligación es lo que da sentido a la vida.

Tomarse la vida cómo lo que es, un camino y un proceso que nos sirve de escenario para interpretar nuestra propia obra teatral. Cuanto más libres de prejuicios actuemos más aprehenderemos y aprehender conocimientos es lo que nos hará libres.

No hemos de tomar todo en la vida con seriedad y apocalipsis sino cómo obstáculos salvables que nos hacen más fuertes.

Hacer el tonto para ser feliz, para desahogarse, para llevar felicidad al resto y a uno mismo es lo que te abrirá los poros de energía y de valor para afrontar problemas de una manera más dócil.

Cuando tienes pérdidas personales muy dolorosas te conciencias mucho más de lo fragil y efímera que es la vida. Cuando eres consciente de ello te percatas que las situaciones que te van aconteciendo hay que tomarlas cómo lo que son, anécdotas que hemos de vivir alegremente si son afortunadas y si son anécdotas tristes darles la importancia justa sin dejar de vivir.

Tómate la vida a risa, haz el tonto y sé feliz… Regocijarse en lo malo te resta años de vida.

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s