Publicado en Entretenimiento

Ser aceptado

«¡Ser cómo tú eres, eh aquí la cuestión! » .. Cuando queremos aparentar aquello que no somos tarde o temprano acabamos perdiendo la careta que llevamos puesta.

Una mentira tiene las patas muy cortas y no se puede fingir toda una vida una historia irreal para ser aceptados. Mostrarte tal y cómo eres es lo único que te traerá felicidad y orgullo porque de otra manera vivirás en un continuo sobresalto para que no se reconozca tu verdadera manera de ser y actuar.

No sé por qué tenemos tanto miedo a mostrarnos tal y como somos a la misma vez que terror a ser rechazados. El problema es que los primeros en ponernos la zancadilla somos nosotros mismos por lo que de esta manera ya hemos comenzado con nuestro propio jaque mate. Sabemos que el mundo es cruel y las minorías son susceptibles de ser siempre pateadas pero creo que lo único que nos será eficiente es ser cómo uno mismo es para tener amigos reales. Hay muchas almas pobres de espíritu que se hacen llamar amigos pero muy pocos que verdaderamente lo sean.

Hoy en día esto lo estamos viendo más que nunca en las redes sociales, postureos, fotos, amigos, seguidores…y todo esto es real? Pues no nos engañemos muchas cuentas son medio falsas y los seguidores son comprados.

Me da la sensación que en nuestra vida actual la amistad se mide más por los seguidores en RRSS que por los amigos con los que compartimos la vida diaria. Todo gira en torno a las redes, incluso las empresas las utilizan para ver perfiles de posibles contratados y creo que estamos tan obsesionados con ellas que a veces no damos una oportunidad al individuo.

En línea pretendemos ser los mejores, los más felices, los más viajeros, los más afortunados…etc. y cómo digo si no subes a instagram tus logros no eres nada, de ahí que intentemos fingir para ser aceptados en el entorno deseado.

Hoy miro y veo mucha falsedad, mucha hipocresía, mucha envidia y muchos heiters que se encargan de menospreciar a aquellos que triunfan más. Miro la vida y creo que la gente es cruel a conciencia y que cuanta más maldad y más empequeñecimiento muestran contra otro más grande se creen ellos.

Hay que tener una cabeza muy bien amueblada para no caer en la desesperación y ser nosotros mismos sin que nos importe las opiniones ajenas, por eso en muchos casos no lo conseguimos.

Cuando defiendes tu identidad ante cualquiera ya tienes una guerra ganada.

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s