Publicado en Entretenimiento

Pensamiento del día

Pasar por la vida dejando huella pero huella positiva, tal y cómo dijo Madre Teresa de Calcuta «que nadie se acerque jamás a ti sin que al irse se sienta un poco mejor y más feliz». Nos esforzamos en prosperar económicamente cuando el quid de la cuestión está en ser tan buena persona que nuestro paso por esta vida sea recordado por lo que éramos y no por lo que teníamos.

No se pueden vivir dos vidas y es una pena porque con una segunda oportunidad quizás aprenderíamos de nuestros errores, pero la vida es una y la desperdiciamos en inutilidades. Algunos hacen el bien por temor a ir a un más allá demoníaco, otros porque así creen tener más puntos para ir al cielo y muchos menos irradian bondad porque sí, porque su naturaleza es bondadosa y no esperan nada a cambio.

Se está cansado de todo, se está hasta la coronilla del mundo y de sus problemas y en definitiva se está artos de vivir. Esto no significa querer morir pero a la gran mayoría les gustaría vivir de otra manera y liberar sus anhelos más soñados. El miedo sigue haciendo mella en esta humanidad tan despiadada y la impresión de ser juzgados merma las ansias de hacer lo que se quiere.

Tenemos la mala costumbre de criticar, de juzgar, de sentenciar y no nos cortamos ni un pelo cuando en el fondo a quien criticamos, juzgamos y sentenciamos es a nosotros mismos. Somos un reflejo de lo que sentimos, así de esta manera todo aquello que no nos gusta del otro es porque quizás es aquello que odiamos de nosotros mismos.

Pero qué bonito sería ser recordado por tu esencia, por tu grandeza de espíritu y no por el caudal que dejaste..Palabras manidas pero ciertas. Me encanta la gente buena y auténtica, me motivan las personas carentes de envidias y esas cualidades son las que quiero que alguien recuerde de mi….

Vamos por el mundo retando a la vida y no nos damos cuenta que la vida siempre gana, que los recuerdos que quedan son los buenos porque los malos recuerdos envenenan el alma.

Amo a la gente sin tapujos, directa pero no ofensiva y a esa gente es a la que más recuerdo, para mí no existen aquellos que en algún momento me hicieron daño, ya ni me acuerdo de sus caras. Pero ser buena gente es una tarea muy ardúa porque no es fácil defender injusticias, plasmar en palabras lo que se siente y se piensa sin tener la seguridad que van a caer en buenas manos, ser buena gente implica pelearse sin gritar, ceder a costa de tu integridad mental por el bien ajeno, pero es tan gratificante dormir sin demonios en el armario. Es incalculable el valor de la conciencia tranquila.

Un buen día te levantas y lo que parecía un día normal se convierte en un infierno y piensas todo lo que has dejado a medias, de todas las palabras que dejaste de decir, de los abrazos que no diste y la culpa te llena el alma. La dichosa frase de «mañana empezaré, mañana lo haré, mañana se lo diré y ese mañana puede que ya no exista.

No sientas rencor porque él es la cadena de tu memoria, el rencor es lo que no te deja avanzar en la vida y lo que te priva de ser quien eres, el rencor se apodera de tu esencia y no sirve para nada.. ¿Que vas a hacer el «ojo por ojo y diente por diente»? Recapacita que el que va a sufrir vas a seguir siendo tú porque las almas sin corazón van a tomar importancia a través de tu rencor.

Seguramente no caerás bien a mucha gente porque la bondad, la sinceridad, la autenticidad asusta y mucho pero tu corazón es lo más importante para ti.

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s