Publicado en Entretenimiento

Preguntas vacías

«Procura que tus palabras sean mejor que tu silencio».

¿Qué tal, cómo lo llevas? Eso te pregunta la gente cuando en verdad la respuesta no les interesa. La hipocresía con la que se habla y el poco interés por el bienestar del otro me hace recapacitar en un pensamiento. ¿Si pidiera ayuda por cualquier problema, la gente respondería con la asistencia necesaria? La respuesta seguramente sería NO. Hoy en día, ya sea por inseguridad o por falta de empatía, nos negamos habitualmente a ayudar al prójimo a no ser que lo conozcamos y aún así dudo mucho que la gente socorra altruistamente a los demás.

Tendemos a ayudar en las grandes catástrofes y eso está muy bien para sentirnos bien con nosotros mismos pero ayudar al que tenemos al lado ya es otro cantar.

Tampoco es una crítica a los demás ya que cada quién tiene sus propios problemas pero dice mucho de una sociedad la falta o no de caridad hacia sus semejantes.

Últimamente estoy bastante negativa pero creo que es una realidad irrefutable que la caridad deja mucho que desear en estos tiempos.

Volviendo a la pregunta que me hizo esta vecina le respondí que estaba bien y viviendo la vida, ella no se esperaba esta contestación y se me quedó mirando con extrañeza y curiosidad. Quizás esperaba que le dijera la usual retórica de tirando cómo se puede….. viviendo la vida que es lo que toca aunque los episodios de ella a veces no sean lo que esperamos.

En mis horas bajas maldigo el día a día porque la monotonía preside mis días, pero en la mayoría de los casos pienso que todo lo que vivimos es un milagro. No sé quién ocasionó este milagro ni donde empezó pero de que es un milagro lo es. Por eso a pesar de todas las críticas hay que reconocer que la vida es maravillosa y digna de ser vivida aunque ahora no pueda verlo claramente.

Para aquellos a los que la vida a veces nos parece insufrible comentarles que por experiencia sé que todo lo malo pasa y que el camino hay que recorrerlo de la manera que sea pero vivirlo. No es bueno luchar con el destino, pero sí ganártelo y llevártelo a tu terreno.

Yo finalmente lo he hecho, he cogido todo lo malo que me viene y lo he transformado en algo más llevadero, en algo positivo y eso me ha ayudado con mi desesperación.

Esa vecina era la típica chafardera que te pregunta sabiendo ya la respuesta, sólo por profundizar en tu dolor…

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Un comentario sobre “Preguntas vacías

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s