Publicado en Entretenimiento

La terquedad es ignorancia…

La terquedad es una actitud de egoismo, ignorancia y de visión en tubo que lo que hace es ahuyentar a los demás. Todos conocemos a alguien con el que no se puede hablar porque digas lo que digas y demuestres lo que demuestres nunca recapacitará y dará la razón. Son personas insufribles que en el fondo tienen un problema grave de autoestima.

En este mundo en el que vivimos me atemorizan muchas clases de personas pero aquellas que son el ombligo del mundo y además tercas me desesperan. He luchado con muchas de ellas hasta comprender que el mejor resultado para mi es asentir y decir ok, así no hay problemas, yo soy mucho más fuerte que un tira y afloja para ver quien gana una discusión.

Antes yo no era así, reconozco que me lo tomaba todo tan en serio que entraba en este tipo de discusiones convirtiéndome en una de estas personas tercas que tanto odiaba. Un buen día en una de estas contiendas se me hizo la luz y comprendí que mi interlocutor no iba a cambiar su manera de pensar a pesar de que le estaba demostrando mi postura, reconozco que me puse también tozuda en querer que reconociera a toda costa mi manera de pensar y pasamos a discutir sin necesidad.

Estuvimos varios días tensos por este motivo hasta que me levanté una mañana y comprendí que el tema no es demostrar que yo tenía la razón, me bastaba con saberlo yo y si el otro era feliz pensando lo contrario ya se daría cuenta por sí mismo de su error o quizás no pero en cualquier caso no era mi problema. Y es que la terquedad es muy difícil de vencer porque supone admitir que estas equivocado y hay personas que no están preparadas para ello.

Hablo de esta contienda porque el otro día asistí a una de estas discusiones sin sentido y en donde empezaron a decirse palabras malsonantes por defender cada uno su postura. Dos amigos de hace años estaban a punto de pelearse por esa obstinación recíproca que ambos demostraban. Finalmente la sangre no llegó al río porque uno de ellos paró, pero me dejó un mal sabor de boca que me hizo pensar en la elaboración de este blog.

La vida es tan corta cómo para pelear por querer tener razón, es más sencillo apartarte de este tipo de personas si no merecen la pena y si por contra son amigos entrañables sé tú el maduro y di «ok, quizás tengas razón aunque yo pienso de otra manera». Así nadie se siente ofendido ni menospreciado.

Tener la razón no es tan importante cómo para perder a personas entrañables para ti. No tienes que demostrar nada a nadie.

«Es propio de aquellos con mentes estrechas, embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza» (Antonio Machado)

«Reflexiona que común a todos los hombres el error se enmienda, porque la terquedad acusa ignorancia»

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s