Publicado en Entretenimiento

Personas incómodas

La noche cae sin darme cuenta y estoy tan  absorta en mis pensamientos que ya la luz entra por las rendijas de la persiana y la oportunidad de dormir se ha alejado.

Pienso en lo incómodas que son algunas personas, lo difíciles que son, y lo egoistas que se presentan. Son de esa gente que todo lo ve negro, que todo lo tienen mejor que los demás o peor si eso supone sobresalir. Personas que no se preocupan por el diálogo ajeno porque sus temas siempre son los más importantes.

Incómodas porque siempre se quejan, siempre tienen un obstáculo del que culpar a los demás, esos que se cuelan en las colas porque no conocen el respeto. Son aquellas que ante la repartición  se ponen los primeros aún sabiendo que hay otros que necesitan mucho más ese primer puesto.

Incómodas porque de cualquier cosa hacen un problema, a cualquier situación le sacan punta para protestar, las que se enfadan contra el camarero que se ha equivocado, las que hacen preguntas capciosas para lueho opinar normalmente dejando mal al otro en fin ese tipo de personas incómodas.

Me he encontrado con muchas personas así que defienden su postura chillando o quejándose, viendo problemas donde no los hay y para no verse solos te intentan empujar a ti en sus locuras.

Lejos, muy lejos de ellos porque pueden ser adictivos. Se te presentan cómo los mejores amigos del mundo cuando sólo te utilizan para reforzar sus locuras.

El sueño no me deja pensar pero soy incapaz de frenar a mis pensamientos que se agolpan en mi mente. Alguien me llama después de varios años alegrándose de saber de mi y dándome una noticia para ella positiva y por supuesto para mi también porque me suelo alegrar de las cosas buenas que les pasan a otros, me dijo que cuando nos podíamos ver para tomar un café y le dije que cuando quisiera que yo estaba libre, pues señores no he vuelto a saber nada de esa persona. En realidad no me sorprendió porque entendí que lo único que quería era darme la noticia. En el fondo sabía que no nos reuniríamos pero el mero hecho de no saber nada más  de ella me decepcionó.

Por un momento me quedé chafada pero luego he vuelto a vivir en el presente y me he reiterado en la incomodidad de las personas. Personas que necesitan de otras para sobresalir….

Personas ególatras e incómodas que se oyen a sí mismas porque no tienen la capacidad de escuchar al otro.

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s