Publicado en Entretenimiento

Tú a lo tuyo…

La amistad es siempre una dulce responsabilidad, nunca una oportunidad. (Kahlil Gibran)

Tú eres tú y has de responder en la vida por ti y no por lo que hagan o dejen de hacer los demás. Muchas veces queremos imponer al otro nuestra manera de pensar o actuar y si no hacen lo que esperamos nos sentimos responsables de sus actos.

Somos seres independientes y tendemos a avergonzarnos por cosas que hacen o dicen los demás. Nos sentimos incómodos con actuaciones ajenas. Cada persona dibuja su vida y es imposible responsabilizarse por otra vida que no sea la tuya, aunque existan excepciones.

Esa vergüenza ajena que sentimos es agotadora, es horrible porque al final nos pasa factura en nuestro fuero más interno. Suele acontecer muy a menudo que creemos que las personas de nuestro entorno pueden cambiar y cuando no lo hacen nos sentimos decepcionados, pero las personas cambian por sí mismas y no por nadie. Si alguien intenta cambiar su manera de ser por el otro acabará volviendo a sus orígenes y quizás odiarán por ello.

El verdadero buscador crece y aprende, y descubre que siempre es el principal responsable de lo que sucede. (Jorge Bucay)

Cada vez que intentas responsabilizarte por los comportamientos ajenos, te alejas de tu yo más interior. Cuando te haces responsable de lo que dicen y hacen los demás es porque tu autoestima está a la baja, nunca eres responsable de las acciones del otro aunque éste sea alguien cercano a ti.

A mi me ha pasado la circunstancia de estar al lado de alguien que ha actuado de manera inapropiada y yo me he disculpado por él cuando en realidad yo no había hecho nada, pero esa misma inseguridad me obligaba a hacer mío el despropósito del otro. Luego lo pensaba fríamente y me daba rabia. Cada quien es tratado cómo trata a los demás y cada quien es responsable de lo que hace o dice, no tú.

Intentamos cambiar al otro y cuando éste no cambia lo rechazamos. Somos tan juristas con los demás y tan poco con nosotros mismos que parece que nuestro hacer es lo correcto. Vive tu vida y deja que los demás hagan la suya que quizás es más divertida que la tuya, mientras vives la vida de los demás y no disfrutas de la tuya estás perdiendo lo más valioso que tienes EL TIEMPO y mientras haces tuyos los errores ajenos más te alejas de esa persona a la que quieres proteger.

Cuando tu marido, amigo, hijo o cuñado hagan algo vergonzoso para ti no te sientas identificado con ello porque tú eres tú con tus pensamientos y maneras de hacer independientes.

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s