Publicado en Entretenimiento

Vivir con prisa pero más despacio.

Los primeros cuarenta años de vida nos dan el texto; los treinta siguientes, el comentario» .Arthur Schopenhauer

A medida que nos hacemos mayores dejamos de darle tanta importancia a cosas que no las tienen y la vida se nos presenta más simple, quizás porque lo único que queremos es vivir a todo riesgo, vivir al máximo. Y entonces nos planteamos, mirando atrás, cuanto tiempo hemos malgastado en batallas inútiles que nos han privado de gozar el momento o de gozar con otras personas.

Miro la vida desde aquí, desde el ahora y siento una pérdida enorme porque he bajado la guardia muchas veces y he tropezado una y otra vez en la misma roca. Y hay que mirar atrás a veces para aprender y recordar para no volver a caer pero ahora me parece todo tan insípido, tan irreal, tan tibio que me enfado conmigo misma.

Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena» .Ingmar Bergman

¡Los años pasan tan deprisa y nosotros cada vez más despacio! Que se me encoje el corazón al saber que cada vez queda menos tiempo, cada vez menos oportunidades aunque por otro lado voy a vivir lo que me queda de vida sacando el jugo a todo lo que venga. Quizás ahora tengo menos cantidad pero más calidad.

Cuando veo a las personas muy jóvenes pululando por doquier las miro con nostalgia al pensar en todo el tiempo que tienen por delante y del que no son conscientes. Caen en los mismos errores que caímos nosotros y me apena. Para mi adentro pienso que si pudiera meterme en sus cabezas les haría ver que la vida no es tan larga como parece y les haría concienciarse que no se distraigan un solo segundo porque cuando parpadeen ya será tarde.

Ahora miro y miro a los ojos para profundizar en cada alma y ellos me desvelan sus intenciones. Los ojos son el espejo del alma y por eso cuando veo unos ojos vacíos ya no confío.

Miro y veo oportunidades que se presentan y que no dejaré escapar aunque vivo con prisa reconozco que voy más despacio porque quiero disfrutar de cada nueva sensación. Miro y veo mi vida pasar cómo una estrella fugaz y lloro……..

Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos.» Georg Christoph Lichtenber

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s