Publicado en Entretenimiento

Estaban en paz…..

Se levantó con una sensación de paz en el alma que la inundó por todo su cuerpo. Ella sabía que soñaba pero la experiencia de esa noche no supo cómo interpretarla.

Estaba en la cama despierta cuando sintió una presencia que le tiraba de las sábanas para destaparla, ella se volvía a tapar y otra vez esa especie de presencia jugaba con ella arrastrando la sábana hacia abajo. Estaba ínmovil del miedo que tenía y volvió a presentir ahora dos presencias. La supuesta presencia seguía con su juego hasta que otra de ellas cogió la sábana y la tapó con una dulcura que la dejó más tranquila. Esta nueva aparición la tapó por todos los recodecos de su cuerpo para que no le pasara frío por ninguna parte.

En ese momento ya no tenía tanto miedo y giró la cabeza asombrámdose de lo que vió. Vio a su madre y a su padre( ya fallecidos) cogidos de la mano dirigiéndose a la puerta del dormitorio. Iban muy guapos y en un momento su madre se giró regalándole una sonrisa, su padre también sonrió y con calma desaparecieron cogidos de la mano tal y como habían llegado.

A la mañana siguiente sintió paz porque sabía que sus padres estaban juntos y en paz. No sabía si había sido un sueño o habían sido apariciones reales pero a ella le dio igual porque ahora sabía que ellos estaban bien.

Y es que dicen que los espíritus de las personas fallecidas algunas veces se presentan ante nosotros en sueños para darnos un mensaje. ¿Fue eso lo que pasó? No lo sabía pero ahora estaba tranquila, ahora los recordaría de otra manera.

También se dice y se cuenta que las mascotas cuando mueren quedan en esta dimensión unos días hasta irse al camino del arcoiris. A veces los podemos presentir y a veces no pero eso es lo que se narra por ahí.

Hablando de mascotas, entiendo lo que dicen porque cuando murió mi gata esa misma noche, no sé si dormida o despierta, sentí las pisadas de mi gata andando por mi cama. Se colocó en mi cabeza como solía hacer y allí se quedó. Yo estaba ínmovil porque me asusté tanto que no me atrevía a moverme. Ésto pasó durante tres días y luego ya nunca más he sentido su presencia.

¡Cuántos misterios tiene la vida y sobre todo la muerte! A veces queremos creer porque es mucho más fácil asumir las pérdidas pero si eso nos tranquiliza ¿quienes somos nosotros para negarlo?

E. M§

!

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s