Publicado en Entretenimiento

Ganar no significa siempre tener razón.

Eres una muñeca rota que sobrevive a base de remiendos. Estos apaños logran mantenerte erguida pero no logran levantarte. Estas rasgaduras te impiden gritar como antes lo hacías.

A veces te veía ahí acurrucada en un rincón dándome mucha pena y muchas ganas de llorar por ti porque no sé en qué momento pasaste de ser la protagonista de tu historia a ser un juguete en manos de alguien cruel.

Por un instante hubiera parado el tiempo en aquella época en la que eras feliz y por ende hacías feliz a los demás, por una milésima de segundo te abrazaría con todas mis fuerzas para demostrarte que nunca te dejaría a tu suerte.

Jamás has sido amada como te merecías, jamás te tuvieron en cuenta, sólo exprimieron tu interior para bebérselo como unos desalmados. Nadie ha sido capaz de hacerte feliz porque el amor es cosa de dos que unidos comparten lo bueno y lo malo. Tener la razón a veces no es tan importante como dar calor y respeto a alguien a que amas. No siempre el estar por encima de te hace mejor persona y ellos ésto lo ignoraban, sus palabras eran la ley.

Jamás supiste de respeto y libertad en tu hacer, sólo eras reprendida cual niña pequeña si hacías o decías algo que a ellos no les gustaba, entonces te callabas y otorgabas.

Nunca te has sentido amada porque ellos nunca se preocuparon de tus sentimientos, de tus necesidades, de tus creencias más arraigadas, solo pensaban en tener razón y que sus órdenes fueran cumplidas.

Te vi muchas veces llorar porque tenias al corazón y al cerebro enfrentados entre sí, finalmente te quedabas a su lado por pena aunque tu cerebro te gritaba huye, huye..

Jamás ninguno de ellos imaginó que a pesar de los remiendos de tu cuerpo saldrías adelante, tampoco se dieron cuenta de que eras más fuerte que ellos, que eras mucho más sabia y bondadosa que aquellos que te dañaron. Finalmente te hiciste valer y demostraste que aún con costuras recosidas podías ser mucho mejor.

¡Cuánto has llorado, cuánto miedo pasaste cada vez que gritabas libertad! Porque en el fondo sabías que tendrías que huir o ceder. Siempre acababas cediendo y eso te estaba matando poco a poco. Te invadían tu cerebro, te convencían de pensamientos que tú ni siquiera eras consciente, pero ese era su juego, aprovecharse de tu debilidad para obligarte muy sibilinamente a hacer lo que ellos querían. Sin duda te hicieron creer que la decisión era sólo tuya pero no caigas en su trampa llevaban tiempo metiendo en tu mente sus reglas.

También quiero tranquilizarte para que no pienses que este calvario es sólo para gente como tú, éstos horribles seres humanos están en todos los ámbitos de la sociedad. No tiene que ver con clases sociales, ni religiones, ni poder adquisitivo, en cualquier lugar y en cualquier edad existen estos psicópatas de mentes que son felices a costa de la destrucción de otros.

Ya no eres aquella muñeca rota, ahora no eres ni siquiera una muñeca, te has convertido en un ser humano diferente y que tiene mucho que aportar para que otros no pasen por el mismo horror que tú. Ahora tu misión es quererte y que otros se quieran a sí mismos para no caer en manos de desalmados que se aprovechan de la vulnerabilidad del más débil.

Pero no te confundas, eres vulnerable en un momento de tu vida por diferentes razones pero ésto no quiere decir que en otras circunstancias seas fuerte como el león de la selva.

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s