EN LA CUARENTENA

En la cuarentena todos pasábamos los días lo mejor posible. Nuestro anhelo más grande y todo nuestro esfuerzo estaba y está en hacerla feliz y que viva lo mejor posible. A veces cómo en este video casero, mi madre del alma disfruta cómo una niña pequeña con el baile improvisado de su hija.

No puede hablar por lo que no somos conscientes del todo si sabe que somos sus hijas pero cada vez que nos ve, se ríe y nos abraza. Sea cómo sea no nos importa hacer payasadas con tal de verla alegre.

TATUAJE EN EL ALMA.

¿Volverán las oscuras gondrinas? Foto copiada de Píxel

Un tatuaje recuerda un no, un nunca más y por eso está en su alma. Coge aire y aspíralo porque el aire es vida.

Cuando mira el dibujo de su piel, recuerda aquello de lo que se ha de librar, de aquello de lo que ha de huir, de aquello que no ha de suceder más. Ama, vive, disfruta, recorre su camino parándose donde le dicta el corazón y vuelve a reírse en esa nueva parada.

Tío vivo de ilusión que rueda y rueda, a la vez que sube y baja, del mismo modo volatean sus sentimientos. Hay veces que no sabe qué sentir y cuando siente es lo que esperaba, es lo que había ansiado tener y piensa ¿quién manda en los sentimientos? ¿Quién le dice a su cerebro lo que ha de razonar.? Pero cuando razón y corazón se unen, ya no hay nada que hacer, ya está todo dicho.

Su piel tiene la huella del pasado, su piel se suaviza ante tan bella visión y sus ojos reconocen con encanto cada poro de su piel pintado cómo estatua ganadora.

Su piel llora en forma de tinta con cada enseñanza, con cada sueño, con cada locura, con cada nueva actitud ante la vida.

Secreto inconfesable que le apoya, le ayuda y le alza hacia lo más alto. En el castigo está la salvación y cómo suprema enseñanza lo acepta.

Vuela, vuela alto y viaja por el mundo sin mirar atrás. Deja lo pasado y encuentra nuevos puertos, pero vuela humilde y no mires a los demás desde lo alto, desde el orgullo, porque recuerda, que quien está arriba también puede caer por la rotura de un ala y quizás nunca más pueda volver a volar. Foto de Elena. M.

Tatuaje del alma que pinta el presente de colores alegres, de comienzos maravillosos de senderos hacia alguien nuevo y todo fluye.

Cuando algún momento se presenta duro, con sólo mirar esa nota de color, desaparece cualquier piedra en el camino y sigue su senda en suelo llano.

Pinta tu vida de colores para que el tiempo en blanco y negro se aleje sin dejar huella.

CHARLATANES……

“Mientras más conozco a los hombres, más quiero a mi perro” Lord Byron.. Foto de Elena. M.

Cada vez me molesta más la gente que no para de hablar. Esas personas que no paran ni para respirar. No sé si este nuevo mundo que nos ha tocado vivir me ha cambiado, pero me molesta hasta conversar.

Y no es que rechace hablar con amigos, pero si son de los que no callan, en esta etapa de mi vida no puedo sobrellevarlo.

Me repatean esas personas que parecen tener la verdad absoluta y no admiten disertación que valga.

Estar rodeada de gente se me presenta latoso, me agobia. No sé qué me ha pasado pero no tengo ganas de aguantar a nadie que no me aporte.

Ya no me vale hablar por educación, por romper el hielo, por cortesía, ya no comulgo con la hipocresía. No sé, quizás ahora me estoy fijando mucho más en la gente y quizás por eso soy más consciente de esas charlas vacías que antes me pasaban inadvertidas.

Estoy harta de ser el confesor de las mismas personas que luego no cuentan contigo para nada.

Creo que me estoy convirtiendo en una persona solitaria, en una persona que se esconde en su pequeño palacio y a quien le cuesta salir.

Un buen café, escribir y pensar.. Foto de Elena. M.

Quizás todos nos estamos volviendo un poco locos, porque lo que nos ha tocado vivir era impensable hace sôlo un año. ¿Quién nos iba a decir que hace un año por estas fechas, que estábamos preparando una Navidad normal, en sólo tres meses vendría este caos mundial? Podíamos ir de copas, de cena, de comidas de empresa… ¡Parece tan lejano e irreal!

No vemos la cara de la gente, desconocemos sus facciones, sus bocas, sus expresiones, todos somos anónimos. Me horroriza pensar que jamás volvamos a ser libres de vivir libremente..(valga la redundancia) Y no sé, quizás por todo ésto me cuesta conectar.

Tengo pereza de conocer a gente nueva y empezar conversaciones banales, tengo desgana y no quiero desilusionarme de esas nuevas gentes que puedan entrar en mi vida.

Sé que no es la solución más adulta y responsable pero es lo que siento y es el escudo, que de momento, blando para refugiarme.

La gente es complicada, todos somos complicados y cuánto más conoces todos los entresijos de la mente, más complicado me parece el entendimiento de los demás.

Cuánto más leo más consciente soy de lo insignificante qué es mi existencia. La única manera de dejar huella es no hacer el mal. Foto de Elena. M.

Has de ir con pies de plomo, has de desarrollar un sentido arácnido para valorar los movimientos del otro y después de toda la disección, elegir si confías o no en esta nueva ficha del tablero, que es la nueva persona que entrará en tu vida.

No me apetece tener que ponerme “de largo” para causar buena impresión en los demás, aparecer con una careta para que me tomen en serio, para que el prójimo lea en mi cara aquello que quiere ver. He dejado de querer gustar y sólo quiero gustarme yo. Si eso implica estar sola, pues mala suerte para ellos.

Tengo unos valores inamovibles y no quiero apartarlos por quedar bien. No quiero ser de esas personas que mienten para caer mejor, que dicen lo que el interlocutor quiere oír, no quiero alagar a quien no se lo merece y prefiero poner distancia cuando alguien me da mala espina.

Quizás mi postura me aleje de conocer a personas formidables pero sé a ciencia cierta que si esas personas han de formar parte de mi vida lo harán en algún momento.

Bueno, así soy yo…… Podrás contar conmigo toda la vida, si tu sinceridad te precede, sino no te buscaré jamás.

Todo en la vida pasa por algo.☆☆☆☆☆

¡Es curioso cómo el cerebro siempre te lleva a rememorar vivencias del pasado y en la mayoría de los casos a pasajes negativos vividos!

También me paro a pensar y doy cómo cierto aquello que dicen “la gente puede hacer cosas buenas toda su vida, pero cómo algún día hagan algo que no nos gusta, recordaremos siempre lo malo y nos olvidaremos de todo lo bueno”.

Todo pasa cómo y cuando ha de acontecer. Aunque tomes otro camino, tu destino está ya escrito. Foto de Elena. M.

Son las 3:57  A.M..y aquí estoy escribiendo ideas que se me agolpan en la mente. Relato todo lo que me viene a la cabeza y me doy cuenta que todo está ya escrito, todo en la vida ya está decidido.

Cada vez estoy más convencida que nuestra vida no está guiada por la suerte ni la casualidad, creo que las cosas que nos pasan son piezas de un rompecabezas que cuando las miras desde la distancia temporal y analizas las jugadas, te percatas de que todas tienen una consecución lógica y que las peripecias de tu vida son el camino hacia algo mejor.

Quizás no mejor, cómo tú te lo habías planteado, pero sí para darte lecciones de vida que sin ese fatal desenlace no hubieras experimentado.

Hasta las flores más bellas lloran y echan sus flores marchitas al viento para volver a renacer. Nosotros hemos de lanzar al vacío todo aquello feo de nuestro interior para volver a empezar. Foto de Elena. M.

Cada lección de vida es una mejora para nuestro entendimiento, cada cambio te va a enseñar un capítulo nuevo que te hará conocerte más y con suerte conocer más a los demás.

Estoy convencida que todo pasa por algo, ésto que ahora te parece horroroso es el medio para algo más y no la consecuencia de algo.

Cuando empiezas a trabajar en tu crecimiento personal e indagas sobre la naturaleza humana, te das cuenta que nosotros mismos somos los peores jueces y peores verdugos para los demás y por encima de todo los más duros con nosotros mismos.

Cuando alguien nos cuenta una mala experiencia tendemos a reaccionar de una manera compasiva y le hacemos saber que nos causa pena que haya tenido que experimentar ese episodio negativo y nos compadecemos de él (en el buen y mejor sentido de la palabra)

¿Pero os habéis parado a pensar qué sentimientos despiertan en nosotros cuando recordamos errores cometidos? Por lo general nos fustigamos, nos insultamos llamándonos tontos, imbéciles por no haber reaccionado a tiempo, por no habernos negado a algo ó por el contrario, nos mutilamos mentalmente por haber perdido la oportunidad soñada.

Si os paráis a pensar todo aquello que nos pasó produjo unos resultados que sin duda fueron mejores para nosotros.

Estoy convencida que todo está diseñado para encaminarse a algo mejor para ti. Todo está dibujado para que elijas el camino que elijas desemboque en una misma meta.

Y lo llamamos suerte, lo llamamos destino, lo llamamos de muchas maneras, todas son verdad y todas son a la vez erróneas.

Pero los cambios cuestan, los cambios no nos gustan y normalmente sacamos nuestro lado más negativo cuando se nos presentan. Más tarde, nos damos cuenta que ese devenir no deseado fue la ruta para llegar a ese oasis soñado.

Todos las alteraciones son crecimientos, si toda la vida estuviéramos en el mismo sitio nuestra vida sería monótona, triste, lineal,todos los días haríamos lo mismo y la pasividad nos llevaría a la destrucción. Cuando habéis experimentado alguna novedad en vuestras vidas, habéis sentido la ilusión por empezar algo nuevo, aunque creáis que es una mala pasada del destino.

Toda nueva etapa tiene una pizca de nueva energía, esa nueva aventura nos llevará a descubrir otros mundos exteriores, pero lo primordial es que daremos un pasito más para descubrirnos a nosotros.

Las personas que más te quieren te ayudarán en el proceso de cambio y todo es mucho más fácil. La familia es savia nuena para recorrer el sorprendente objetivo y la nueva meta. Foto de Elena. M

Todo en la vida es consecuencia de algo, todo pasa por algún motivo oculto que verás dentro de un tiempo. Pero si cuando se avecinan cambios, ya sean de propia voluntad o de impropia obligación, te paras a pensar que quizás es lo mejor que has podido experimentar, irás analizando estos altibajos cómo cursos que te aleccionan. De esta manera serás menos duro contigo y serás más empático con los demás.

De eso se trata nuestra existencia, de valorarnos y valorar a los demás.

Incluso las peores situaciones que podamos vivir, son enseñanzas de vida y cuanto antes lo asimilemos y analicemos, antes podremos ser felices.

ALGO DEL MÁS ALLÁ…..

Pero y las que no están dentro de estos parámetros? Imagen sacada de Pinterezt

Hoy me ha dado por pensar en otro de mis temas favoritos. Me apasionan muchas cosas pero las vivencias paranormales son mi perdición.

Reconozco que tal cuestión me aterra pero por otro lado me encandila, así que estoy entre la espada y la pared. ¿Hablo, leo, veo historias de esta índole o no lo hago? Si pienso en estas historias luego en la noche cuando quiera ir al baño me voy a “cagar” de miedo, pero por otro lado mi cerebro me empuja a disentir sobre estos temas.

Nunca he creído al cien por cien en estos fenómenos sobrenaturales porque mi razón me dice que es imposible que exista vida después de la muerte. Mi razón me aconseja que lo más lógico es que nuestro cerebro nos juegue malas pasadas y que nuestros ojos vean realidades distorsionadas.

Pero por otro lado he oído historias en primera persona de gente con la cabeza muy bien amueblada que me han dejado estupefacta. Me pongo a pensar ¿y si hay cosas que sentimos o presentimos que nadie puede traducir ni explicar? Si te pones a estudiar las épocas pasadas te das cuenta de todas las cosas que para nuestros antepasados eran sobrenaturales y con los siglos se les ha dado unas respuestas lógicas.

Me pregunto si lo que ahora desconocemos y se nos antoja irreal, el día de mañana sean realidades diarias.

Estas experiencias sobrenaturales, extrasensoriales, inexplicables son un tema de fé en la persona que lo cuenta más que en otra cosa. Si mi hermana me transmite una de estas experiencias, sin lugar a duda la creeré a “pies juntillas” aunque pueda creer que su experiencia bien pudiera formar parte de una mala jugada de la psique.

Si la oigo por televisión y la narra algún personaje que no me resulte creíble, seguramente no la tomaré cómo cierta.

Algunas antiguas culturas pensaban que la fotografía robaba el alma de la persona retratada……..Foto de Elena. M

Os voy a contar una experiencia mía que muy pocas personas conocen y que para mí fue real al día después de haberla experimentado.

Cuando vivíamos en un piso en el centro de la ciudad hubo una temporada que vino a vivir una tía mía. Ella ocupaba una habitación al lado del baño. Mi tía era una persona ya mayor, con problemas respiratorios y por ese motivo le costaba mucho moverse, además tenía un poco de sobrepeso, todo sea dicho.

Me levanto una noche para ir al baño y al salir me parece oír la voz de mi tía llamádome. Cómo lo hacía algunas veces cuando estaba acostada no me extrañó. Pensé _quizás quiere agua, o no alcanza a alguna cosa_. Voy a abrir la puerta y no podía (esa puerta no tenía cerrojo), era cómo si alguien desde dentro empujara para no dejarme abrirla, lo intenté, me costó pero pude abrirla. Cuando miro veo al fondo de la ventana cómo una sombra humana que pasa muy deprisa. Miro a mi tía y estaba durmiendo plácidamente. Me da un ataque de miedo y me voy corriendo por el pasillo a mi cama y me abracé a mi pareja sin poder soltarlo.

Al día siguiente nos levantamos y estábamos desayunando cuando mi tía dice _Buff, anoche tuve una sensación más mala, me desperté y vi la sombra de una persona a los pies de mi cama que me intranquilizó. Luego me volví a dormir y seguramente fué un sueño, pero me ha dejado con una sensación extraña_.

En ese momento se me cae la taza de mi café y me quedé blanca. Yo no había contado mi experiencia a nadie porque mi pareja estaba dormida cuando la agarré por la noche y mi tía se acababa de levantar.

Nunca sentí tanto miedo. Con los años ese miedo se ha ido. Pero sigo pensando a veces en aquel episodio tan extraño. Foto de Elena. M

Cuando les conté lo que me había pasado la noche anterior se quedaron sin saber que decir y para no preocuparme, quitaron importancia al duceso porque ellos eran mucho más pragmáticos que yo y tampoco querían asustarme más.

No puedo poner la mano en el fuego de que lo que vi fuera real o una sombra provocada por la luz del pasillo etc, etc, lo que sí juraría ante cualquier tribunal es que lo que experimenté esa noche sucedió tal y cómo lo cuento, me costó abrir la puerta, y oí la voz de mi tía. Por otro lado la especie de sombra que vi también la había visto mi tía… ¿Qué explicación puedo darle a eso?

Entonces ¡creer o no creer eh aquí el dilema! Sigue siendo una incertidumbre porque nadie ha vuelto del más allá vivo que pueda contar alguna experiencia. Por otro lado ¿quién nos dice a nosotros que no hay personas más sensibles, con una psique más desarrollada que puedan experimentar estos fenómenos paranormales?

¿Cómo podemos asegurar que después de muertos no pasa nada más? El alma, si existe, ¿puede desaparecer con la muerte?

Ahí os dejo la ecuación… A ver quién la resuelve…

#masvalecreerquesentir #creerenelmásallá #espíritus

Tranquilidad visual, también en nuestro trabajo.

Tener todo ordenado y a mano en tu puesto de trabajo dice mucho de ti. Foto de Elena. M

El otro día dedicada un blog a la tranquilidad visual de nuestro hogar. Del mismo modo que esa paz visual nos abstrae del estrés que nos provoca la vida diaria, así mismo ocurre en nuestro espacio laboral.

Ya sea en una cadena de montaje, en un despacho, en un obrador, en una tienda o en tu propia casa, estemos en el espacio que estemos dentro de nuestro puesto, es necesario un orden, una percepción líneal de todos los elementos para poder realizar nuestras funciones de una manera ágil y cómoda.

Está comprobado que cuando todo está organizado, cuando cualquier objeto necesario está al alcance de la mano, cuando cada cosa tiene una ubicación, la productividad crece, el ambiente colectivo es más distendido y pasan más rápidas las ocho horas de nuestra jornada.

Orden en todos los ámbitos. Todos necesitamos unas directrices claras para actuar, necesitamos saber nuestras funciones, necesitamos una pirámide de mando a la vista. Necesitamos ser conocedores de los mandos a quien dirigirnos sin saltar ningún escalafón. Necesitamos tener unas ciertas normas de actitud que no den lugar a dudas. Todo ello nos aporta seguridad, tranquilidad, sensación de orden y seriedad.

La mesa de tu despacho o tu puesto de trabajo ha de tener las cosas necesarias para desempeñarlo. Encontrar lo que necesites en pocos segundos equivale a productividad, no sólo a nivel empresarial sino a nivel personal porque desemboca en ahorro de energía y nos facilita nuestro trabajo.

El tiempo es tu bien más preciado. Invertir tu tiempo en lo que más te gusta es tu verdadera fortuna. Foto de Elena. M

Igual que en nuestras casas cada objeto ha de tener una ubicación, igualmente en nuestro espacio laboral cada papel, documento, ordenador, boli… etc ha de tener un sitio establecido. No hay mayor sensación de desorden y negligencia que ir buscando un documento y no saber donde está, o no saber la función que cada persona ejerce. En las empresas grandes no acontece, pero en las pequeñas empresas familiares regentadas por jefes carentes de experiencia si no hay un claro organigrama de las funciones de cada uno, puede provocar en el grupo, confusión, desgana y caos.

Cuando los trabajadores son conocedores en todo momento de quien hace qué, todo se desenvuelve más fácilmente. Cuando cualquier problema tiene un responsable que lo gestione, todo fluye, el compendio de estos puntos ofrecen una imagen seria y moderna de la empresa.

Cualquier cambio ha de ser comunicado a las personas a las que va dirigido y poner algún documento en panel de notificaciones por si alguien no estaba presente en el momento del aviso, que lo pueda ver escrito. Ese panel informativo tan común en cualquier corporación es sinónimo de responsabidad, de profesionalidad y de seriedad y por ende forma parte de esa tranquilidad visual que aporta la empresa. .

Cada uno de estos puntos desempeñan un papel crucial para esa sensación de bienestar que queremos transmitir.

Todo ello generará tranquilidad visual a la vez que hará de tu puesto un lugar agradable. Saber tus cometidos, tener todo lo que necesitas a mano, delimitar espacios, en conjunto, todo ello hará agradable tu vida laboral y el ejercicio correcto de tus funciones.

Esas empresas en las que no queda claro quien manda, quien es el encargado, a quien has de solicitar vacaciones, son empresas decadentes y mal gestionadas. Cuando van apareciendo diferentes personajes, algunos ajenos a la empresa, y cada quién dice una cosa diferente a los empleados, es una situación incómoda para todos y ocasionan confusión. Esas empresas aportan una imagen poco seria y lo que es peor, están destinadas al fracaso irremediablemente.

El desorden te distrae, te relentiza, te disgusta y de una manera inconsciente disminuye tu ánimo de trabajo.

No hay más productividad en el trabajo que estar a gusto en él. Cuando todo confluye, cuando el respeto predomina, cuando la organización es norma irrevocable, cuando las órdenes son claras, entonces el ambiente laboral es el adecuado. Foto de Elena. M

La luz que entra por unos buenos ventanales, cómo en tu hogar, te aporta la energía necesaria para empezar el día un poco más positivo.

Hay negocios de hace muchos años que están ubicados en lugares oscuros y no son permisibles ciertos cambios, pero aún así se puede diseñar un espacio limpio y agradable, teniendo en consideracion los puntos anteriores.

Cuando alguien quiere cambiar la ubicación de su negocio y emprender una nueva etapa, todas estas cuestiones son obligatorias. Cuánto más a gusto trabaje el personal más productivo será.

Otra cuestión importante y que entra dentro del tema de hoy, es la ubicación de un espacio para el café, para el relax, un espacio para disfrutar de ese tiempo de descanso que marca la ley laboral. La definición de un lugar donde parar esos diez minutos y tomar el bocadillo, comer o simplemente un lugar donde cambiar impresiones en el periodo de descanso, es tan importante cómo un buen plan de seguridad e higiene en el trabajo. Cada vez es más común que las empresas de nueva creación tengan en cuenta este punto. Porque todos sabemos que cuando estás a gusto en el trabajo rindes mucho más.

Es muy importante, visualmente hablando, que el espacio del que disponemos se vea diáfano, se sienta agradable y es sumamente necesario un buen ambiente. Ésto se consigue escuchando las necesidades de quien está ocupando un puesto de trabajo en concreto. Haciendo preguntas se obtiene la información necesaria para cubrir las necesidades de quien está en él y lo que no sea cómodo o ergonómico para el desempeño de sus funciones, sólo esa persona lo reconocerá mejor.

Si la sra. de la limpieza necesita un nuevo carro para llevar los productos y utensilios de limpieza, hay que preguntarle a ella y a otros compañeros. Has de escuchar cuál sería el carro más cómodo para trabajar. Todas las opiniones son buenas y útiles para adquirir el modelo más adecuado para el trabajador y asequible al presupuesto de la empresa.

Pero siempre pasa igual, el que no va a trabajar en ese lugar es quien lo elige, el que pide las sillas de oficina es aquel que no se va a sentar en ellas, el que escoge uniformes seguro que es quien no los va a llevar… Y así en muchas ocasiones. Por no preguntar a quien va a utilizar ciertos elementos, los negocios se topan con obstáculos y trabajar se convierte en un suplicio y en una queja constante.

Cuándo la necesidad de unos pocos prevalece sobre las necesidades del conjunto todo es caótico. ¿Cuándo se van a concienciar los empresarios que trabajar a gusto es sinónimo de productividad y con ella mayor ganancia global?.

¿De qué te vale tener un despacho grande por ser jefe, cuando apenas vas por la oficina? Has dejado el lugar de trabajo de tus empleados muy pequeño, sin sitio para almacenar debidamente los documentos, sin sitios delimitados y todo por tener tú un gran despacho. Finalmente ese despacho que quizás pisas tres veces al año sirve cómo trastero. Estos puntos tan importantes y coherentes son ignorados en muchos casos prevaleciendo la comodidad de uno por encima de la de muchos.

OBSERVAR, PARA APRENDER….

En los buenos momentos todo el mundo saca lo mejor de sí, es en los momentos malos o decisivos en la vida cuando cada quién se muestra tal y cómo es, sacándose la careta. Foto copiada de Píxel.

Muchas veces pienso, sin poder evitarlo, en la gente y sus comportamientos. Ahora más que nunca, escudriño detenidamente a las personas que pasan delante de mí. Pongo mi atención en sus andares, en sus vestimentas, en sus posturas… Y todo ello para aprender, sin un pensamiento preconcebido, todo lo que pueda de los demás.

Estamos en una etapa que aún siendo nuestra realidad contemporánea, no deja de ser un momento excepcional y es entonces cuando el reflejo de los comportamientos son un poco más reales.

En los tiempos duros y extraordinarios es cuando el alma y el interior de la gente refleja su luz o la falta de ella y si te paras a observar y escuchar tienes una gran lección por aprender.

Siempre he pensado que es más díficil ser mala persona que buena, pero estudiando los cáracteres he comprobado que estaba equivocada, que mi ecuación no era la correcta.

En este universo de leyes escasas para algunas cosas, excesivas para otras e insuficientes para muchas, lo verdaderamente complicado es permanecer limpio y puro de toda maldad.

Es más díficil aceptar normas, aunque algunas no nos parezcan las adecuadas, que no aceptarlas y hacer lo que te da la gana.

El mal y el bien son separados por una línea casi invisible que es nuestra conciencia. Porque el temor al castigo en algunos países no existe. Foto extraída de Píxel.

Os voy a contar una experiencia curiosa y que de alguna manera viene a apoyar lo que digo. Tenía una perrita que ya murió, y me fuí una tarde al centro de la ciudad a dar un paseo. Mientras que yo entraba en una tienda la persona que venía conmigo se quedó en un pequeño parque que había delante de la tienda. Mi acompañante soltó un momento a la perrita y aunque era mayor y no corría, bien es verdad que estaba prohibido llevar a los perros sin correa. Salí yo de la tienda y justo en ese momento oímos una voz a lo lejos de un policía local amonestándonos por tener la perrita suelta. Yo me puse muy enfadada más que nada por la manera de llamarnos la atención, pero mi acompañante que era mucho más consecuente que yo, me dijo, tranquila que tiene razón, aunque la perrita no se mueva de nuestro lado está prohibido y hay que aceptarlo.

Nos fuimos a seguir pateando las calles por el casco antiguo y volvimos a pasar por el mismo parque. Vemos el coche de policía aparcado y en el parque un grupo de jóvenes, de esos que viven por las calles y ocupan casas, con sus perros sueltos y el mismo policía que nos increpó estaba allí apoyado sin decirles nada.

Yo volví otra vez a ponerme de los nervios y pensé que al fin y al cabo denunciar a estos jóvenes sin dinero no era lo más conveniente para el ayuntamiento porque no pagarían la multa por falta de solvencia, pero multarnos a nosotros era más aconsejable porque sin lugar a dudas pagaríamos la multa por el compromiso, que cómo ciudadanos, aceptamos. Haríamos lo que se ha de hacer, aceptar las normas.

El que hace el bien es un héroe moderno que ha de luchar diariamente con basura, con irregularidades, con corrupciones, con envidias, con parásitos, con negligencias. No caer en todas estas malas artes sólo es cuestión de conciencia.

Ni siquiera los malvados tienen miedo al castigo pues éste es insuficiente. Da lo mismo matar a una persona que a cinco, da lo mismo robar que no robar, si sustraes 400 euros o menos es una falta para el código penal y a partir de 400€ ya es delito. Cómo en este país, si no han cambiado las leyes, las faltas no son reflejadas y los delitos no son acumulables, todos los fuera de la ley campan a sus anchas. Y en el peor de los casos las cárceles de nuestro país son muy “acogedoras”. En fín, quien no delinque es porque su buena conciencia es más fuerte que su falta de ella.

Por otro lado para qué preocuparse de mantenerte limpio y correcto en la vida si al fin y al cabo las cárceles españolas son hoteles de cuatro estrellas que pagamos todos los españoles.

Es triste carecer de libertad pero más triste es sufrir por el asesinato de un ser querido, por el robo a una persona mayor, por la violacion a personas indefensas……. Foto extraída de Píxel.

He seguido mirando a las personas pasar y sigo imaginándome sus historias, la vida que hay detrás de cada una. Por un momento he cavilado si lo que había expuesto era demasiado duro y la naturaleza humana no era tan letal cómo había sentenciado, pero no, desgraciadamente no estoy equivocada.

Ya no tengo ganas de dar consejos, ni soy nadie para darlos, porque cada quien es responsable de sus actos. A esta altura de la película lo que hay que hacer es ir a por los malos con todas las armas legales de las que disponemos, insistir, insistir cómo un grano en el culo que molesta mucho pero no mata, para que cambien las leyes. Denunciar, dejar en conocimiento todo lo que nos denigre….. Etc, etc. Porque cómo dijo Albert Einstein “el mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad”.

El que no impide el mal ocasionado ante sus ojos es tanto o más culpable que el que lo ocasiona. Foto extraída de Píxel.

Tenemos toda una vida para exigir lo correcto y lo que nos merecemos..

¡NO TENGO NADA QUE PONERME!….

La moda es para experimentar y algunas veces salir de tu zona confort. Foto extraída de Píxel.

Cuando no tengas nada que ponerte, cuando todo te parezca igual, cuando el vestirte sea casi un suplicio y acabes cada mañana con la misma combinación de ropa, párate a pensar y concédete un minuto para entender por qué te pasa eso.

Cuando decimos __ Es que no tengo nada que ponerme, justo para esta cena me quería vestir con una blusa blanca__

Tu pareja te mira con ojos cómo platos y para animarte y que acabes pronto mira tu vestidor y te dice __Pero cariño, si tienes muchas blusas blancas. __ a lo que tú contestas, __pero yo quería la que ví ayer en la tienda confeccionada en seda.. En seda no tengo ninguna y era justo la adecuada para esta ocasión. ___

Esta conversación, creo no equivocarme, la hemos tenido todos y cuando lo decimos lo hacemos convencidos de que es totalmente cierto. Cuanta más ropa tienes para elegir menos claro lo tienes. Esto nos pasa porque compramos prendas que nos gustan, nos hacen parecer bien y luego no sabemos con qué combinarlas….Por otra parte cuando tienes demasiada ropa sin espacio para ello, acabas por no acordarte de lo que tienes y terminas vistiendo con lo más rápido. Así que es cierto que no sabes que ponerte, pero no por falta de ropa sino por falta de visualización glogal de todo lo que hay en tu armario.

Cuando en una tienda hay demasiados elementos expuestos, ya sea ropa, joyas, etc.,acabas por no saber donde mirar y es mucho más difícil que nuestros ojos vayan a aquello que estamos buscando. Lo mismo pasa cuando tienes un armario a rebosar, no aprecias todo lo que tienes.

Hacer la elección perfecta, marcará la diferencia entre estar guapa y estar deslumbrante. Foto extraída de Píxel.

Nuestro fondo de armario correcto es aquel que tenga un número de prendas con las que seas capaz de hacer combinaciones entre ellas para conseguir vestir durante un mes sin repetir look. . Ésto se consigue comprando prendas básicas con elementos especiales en colores neutros y otras prendas con colores complementarios. De esta manera puedes hacer tal número de looks que durante un mes no repetirías.

No creáis que para hacer un fondo de armario se necesita ropa distinta para cada día, os asombraríais de la “poca” ropa que se necesita para ello.

Otro punto a tener en cuenta para que no nos pase el típico “no tengo nada que ponerme” , es conocerte a ti y lo que te sienta bien. Cada uno de nosotros tiene un tono de piel, un color de cabello natural, unas facciones determinadas, una forma determinada de nuestro cuerpo, etc. y basándonos en todo ésto, averiguar los colores que nos sientan bien, el tipo de prendas que resaltan nuestra figura y disimula otras. Todo ésto hace la diferencia.

Cuando consideras estos puntos, aunque hay muchos más, el armario se convierte en algo apetecible de abrir a la par que te facilita la elección de los looks.

Todo tiene su explicación y su sentido, por eso existen profesionales que ayudan a facilitarte ese cambio y te acompañan en el proceso. Estos profesionales te aconsejan, para eliminar de tu armario aquello que está colgado sin usarse hace mil años y a quedarte con aquello que te gusta de verdad y te sienta bien.

Muchas veces cuando compramos, lo hacemos sin más, no miramos más allá. No nos preguntamos, ¿cuántas veces me la voy a poder poner, la puedo combinar con otra ropa que tengo, es fácil de mantener? Y nos hacemos con prendas que quizás no era lo que más necesitábamos.

Pero piensa que si ese jersey tan bonito que tienes, sólo te lo has puesto una vez, no es porque no tengas ocasión para ello o porque lo quieras reservar, o cualquier otra escusa que te autoimpongas. Si lo tienes y apenas te lo pones es porque, en el fondo, no te gusta verte con él y lo guardas por si algún día cambia tu gusto…

De aquí, la importancia de comprar aquello que te gusta, te sienta bien y es compatible con todo lo que tienes en tu vestidor.

Lógicamente esto no quiere decir que no te puedas comprar cosas atrevidas y a la moda, para nada, la moda está para salir de nuestra zona de confort y experimentar con ella, pero lo puedes hacer cuando estés convencida y estés preparada para cambiar tu estilo, porque sino tendrás la prenda de moda hasta que sea ya demodé y estará ocupándote un espacio necesario en tu armario.

Atrévete con otros estilos, quizás te sorprendas. Foto de Elena. M

Estos son alguno de los puntos a tener en cuenta si quieres sacarle el máximo partido a tus prendas y reducir la acumulación de ropa.

  • Averiguar los colores que te sientan bien (fríos, cálidos, empolvados..)
  • Estudiar qué tipo de cuerpo tienes, (triangulo, triángulo invertido, reloj de arena,rectángulo o manzana)
  • Saber, (qué seguro que si) las partes que no te gustan y quieres disimular y las que quieres potenciar.
  • Parar a pensar qué tipo de vida llevas y cuánto tiempo inviertes en cada actividad, así sabrás qué tipo de prendas has de tener en mayor cantidad. Si la mayoría de tu tiempo trabajas, es mejor tener más prendas para llevar al trabajo que trajes de noche, o si inviertes muchas horas de tu tiempo en deporte y poco en vida social es ínutil tener muchos trajes de noche y tacones, si al final van a estar hibernando en el armario.
  • Es preferible comprar poco y acertado que mucho, de mala calidad y que quede acumulado.
  • Procura que la ropa que elijas sea fácil de planchar, no se arrugue demasiado, sea fácil de lavar, no necesite cuidados extremos para su conservación. Si no tienes en consideración estos parámetros acabarás teniendo ese vestido maravilloso que cada vez que lo has de lavar te pasas mil años planchándolo. Cuando una prenda cuesta de ser mantenida acabas por no sacarle el máximo partido.
  • Por último, sal de tu zona de confort y arriesga con estilos diferentes si aún no tienes uno que te guste. Atrévete a cambiar si lo que te vistes te aburre o no te gusta.
Ten en cuenta los puntos básicos que te harán comprar ropa con responsabilidad y no acumular prendas inútiles. Foto extraída de Píxel

Sentirse bien con tu atuendo es importantísimo para potenciar tu autoestima. Pero cuida también tu personalidad y tu interior pues eso es lo que hace elegante a una persona.

A %d blogueros les gusta esto: