CUANDO EL AMOR NO COMPENSA

. No ser amados es una simple desventura, la verdadera desgracia es no amar (Albert Camus)

Alma cándida, o cándido del alma? Las personas que son calificadas cómo cándidas son aquellas bondadosas o son aquellas más bien bobas?

He empezado con esta reflexión aunque quería compartiros experiencias vividas u oídas referente a las relaciones amorosas.

EL AMOR, esa palabra tan vanagloriada, tan socorrida para algunos y tan esencial para otros, es a veces la peor de las experiencias que puedas llegar a experimentar.

Me he parado a desmenuzar en mi cabeza ¿cómo puedes llegar a amar tanto a una persona ajena? Una persona que no conoces de nada y a la que adoras poco a poco.

Me enamoro de las palabras, de los detalles, de su físico, de sus risas y de sus valores. Todo eso es lo que a mí me enamora y con el tiempo el enamoramiento pasa a un amor incondicional.

Una noche de Reyes a eso de las 00,00 cuando ya la madrugada se había transformado en día de Reyes, mi enamorado, con el que llevaba tres meses de relación, me ofrece un regalo. Con anterioridad ya habíamos acordado no regalarnos nada, porque cómo cualquier pareja embelesada en los mundos de la pasión, no necesitábamos nada más que estar juntos.

Me sorprendió tal ofrenda y la abrí. Dentro del papel de regalo había un trozo de carbón, y me quedé un poco asombrada porque no lo esperaba. Nunca he sido una persona materialista ni lo soy, pero he de reconocer que tal dádiva me dejó pensativa. Cogimos la moto para dirigirnos a mi casa y en medio del trayecto, en una calle paró. Yo estaba aún espectante, no decepcionada, porque su simple presencia para mi era un regalo. El al ver mi expresión, que al parecer era evidente, cogió el carbón y lo abrió por la mitad. Dentro había un anillo con un diamante que me dejó con la boca abierta. Me dijo:

_Te dije que te iba a regalar carbón y el diamante no deja de ser carbón. Un diamante es para siempre y así quiero que sea nuestro amor. _

Cuando te aparece alguien así en tu vida no te cabe ninguna duda que es el hombre que compartirá contigo una nueva historia de dos, que es tu alma ensamblada a su alma y que nos unimos para no separarnos jamás. Empiezas a amar a alguien que hace tan sólo cinco meses ni conocías.

Pero cuando este amor se convierte en desamor y lo que antes eran buenas acciones ahora no lo son, ¿por qué cuesta tanto dejar de querer? Habría de ser algo automático. Si te enamoras por las acciones del otro te deberías de desenamorar por la misma razón.

Sin embargo nuestro corazón no es así, nuestro corazón se encariña y aunque este órgano te alerte, tú ignoras sus señales, volcándote cada vez más en ese amor ya podrido.

No importa la culpa de quien sea ni importan los motivos de la misma, pero la herida es muy díficil de cerrar

Nos hemos de volcar total y exclusivamente en nosotros, no pasa nada por estar sólos si eso te hace féliz, no pasa nada por enamorarte de alguien que a lo mejor no cae bien entre tus amigos, lo esencial es vivir y amar de la manera que te haga féliz.

Jamás, jamás, permitir que tu relación cambie tu personalidad, ni tus valores. Es lo único que nos hace únicos y por lo que la otra persona se fijó en nosotros.

“La dignidad del individuo consiste en no ser reducido al vasallaje por la largueza de otros”.

Antoine de Saint-Exupery autor de El Principito.

No hay mayor derrota que comprobar que durante años has sido otra persona, inconscientemente, y que has obviado tus valores por miedo a que el otro te abandone o permitir ciertas cosas con las que no estás de acuerdo para seguir con la relación.

Los desamores con el tiempo se curan, pero la pérdida de tu identidad jamás se llega a superar. Es algo que estaba en tu mano y no has hecho.

Nunca podrás amar a nadie con toda el alma y altruistamente si antes no te amas tú. . Si tú misma permites ciertas conductas que para ti no son aceptables o proyectos en los que sales perjudicada, el que está contigo dará por hecho que estás a su libre disposición.

Cuesta mucho amarse cuando las experiencias han sido negativas, pero pregúntate porqué siempre son así. Las malas acciones de algunas personas son exitosas porque el otro las permite. En cuanto digas “ALTO, POR ESTO NO PASO” el otro habrá de actuar de otra manera si quiere ser amado por ti.

“La dignidad no tiene precio. Cuando alguien comienza a dar pequeñas concesiones, al final, la vida pierde su sentido”.

José Saramago

Publicado por El mundo de Aylin.

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: