Publicado en Entretenimiento

¿El corazón duele?

Si no te quiere déjalo ir. Las personas no pertenecemos a nadie y cuando una relación acaba es mejor finiquitar. Si te ha dejado claro que ya no siente lo mismo por ti no busques las causas porque no es relevante sólo piensa en ti y tu integridad. ¿Quién quiere estar con alguien que no te ama?

Muchas veces la dependencia es confundida con el amor y por eso duele tanto. Porque de que duele el amor duele, pero mucho más hiriente es nuestro amor propio. Intentas que te explique el por qué, pero eso no va a cambiar las cosas en él ni tampoco en ti. Puede que se haya enamorado de otra persona o no, para ti lo primordial es que ya no está a gusto contigo y por eso la relación acaba. Cuando uno de los dos está descontento el binomio falla y lo ideal es acabar. No intentes convencer a nadie, el amor ni se suplica ni se vende.

Te ahogas, no puedes respirar pero piensa que él o ella nunca te perteneció y es libre de actuar en consonancia con sus sentimientos. Cuando no lo aceptas es porque en algún momento pensaste que esa pareja era tuya, que te perteneció y ahora es cómo si te quitaran una piruleta pataleando para recuperarla. Si no eres capaz de afrontar este hecho quizás más que amor era dependencia nociva. Cuanto más encadenado estás más difícil es la ruptura y más inaceptable se te hace, pero cómo dije al principio nadie puede obligar a nadie a querer.

Las causas no son importantes y es mejor ni pedir una explicación porque aún te sentirás más pequeña, más poca cosa, más vulnerable. Que se vaya, que se acabe, guarda tus lágrimas para tu habitación y déjalo ir. Porque estar con alguien que ya no ve en ti aquello que le enamoró es una tortura, estarás a su lado pero su mirada ya no reflejará amor, sus dedos no te tocarán con pasión ni ganas, sus palabras serán silenciosas y eso será mucho más deprimente que estar alejada de él..

Las relaciones tóxicas son una tortura para los dos y poco a poco desgasta la pareja, pero si la pasión y el amor son auténticos preferirás que él o ella sea feliz aunque sea lejos de ti.

Ama pero ama por ti y para ti, no dependas del otro para actuar ni para mostrar afecto, si estás descontento con tu relación no esperes que el otro cambie sino que cambia tú, prioriza tus necesidades y pon en una balanza lo que a ti te beneficia.

Amemos y amemos mucho, pero sin pedir nada a cambio.

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s