Publicado en Entretenimiento

El amor de tu vida eres tú….

Somos más fuertes de lo que creemos y somos capaces de superar malos momentos utilizando cualquier herramienta al alcance de nuestra mano.

Una de las mejores maneras de querernos más a nosotros mismos y subir nuestra autoestima es sanear nuestro aspecto. Médicamente no sé cual es el motivo por el que cuando nos rompemos por dentro necesitamos un cambio de aspecto, pero emocionalmente nos ayuda a sentirnos mejor y con más autocontrol de nuestro presente.

No hay nada que no arregle una visita a la peluquería y un cambio de look. Cuando tenemos un episodio negativo nuestra mente empieza a enviarnos señales de socorro y nos sentimos caer en picado dejando nuestra autoestima por los suelos. El sentirse bien físicamente renueva nuestra estima y nos dota de una seguridad que necesitamos en esos momentos. No es de extrañar que queramos que lo primero que vean otros en nosotros sea un aspecto bonito y bien cuidado, es en cierta manera una armadura que esconde nuestra inseguridad. Por eso cuando alguien minimiza el poder de un buen cuidado exterior me enfada porque una buena presencia es otra arma más que nos ayuda a volver a creer en nosotros mismos.

No juzguemos lo que no sabemos, no menospreciemos lo que para otro es importante y seamos más empáticos con los demás. Así cómo cambiar aspectos de nuestra personalidad o hábitos de vida nos ayuda a ser mejores, cuidar el cuerpo nos infunde valor para enfrentarnos a los retos que nos depara la vida.

No es superficial sentirse bien, cuidarse en cuerpo y mente y por supuesto no es nada criticable.

Somos tan débiles y tan fuertes a la vez que movemos montañas por algo que nos preocupa y nuestro aspecto es tan importante para ganar cómo cualquier otra estrategia.

Estamos tan hartos, algunas veces, del día a día que lo único que nos ayuda a sobrevivir son las personas de nuestro entorno, el disfrute de la vida y nuestro cuidado exterior. No es banal arreglarnos, cuidar nuestro aspecto, ir de compras, evadirnos.. No es superficial querernos más, ni mucho menos es un motivo de desprecio para aquellos que no se cuidan pero desprecian a quienes lo llevan a cabo.

Todo vale para recuperar tu autoestima menos dañar al prójimo, el resto es decisión tuya. Si hacerte la manicura, ir de compras, ir a la peluquería o cambiarte el color del cabello te hace ser más fuerte hazlo estás en tu derecho y no por eso te ha de tratar nadie de superficial.

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s