Publicado en Entretenimiento

Vuelta al pasado

Cuando se busca algo desesperadamente es posible que lo tengas enfrente y no seas capaz de verlo, así mismo pasa en la vida, por mucho ahínco que pongas en llegar a tu camino más se aleja de ti.

Los acontecimientos siempre vienen cuando menos te lo esperas y casi en ningún caso cuando los buscas. Hay que armarse de paciencia y esperar viviendo cada día hasta que llegue lo que tenga que llegar.

La impaciencia me rodea porque quiero sanar y respirar una vida un poco normal, pero cuanto más corro para llegar más se aleja mi la meta.

La vida es bella, me dijo una escritora de por aquí y es la pura verdad, es bella y corta por eso me da rabia que se me vayan pasando los días sin aportar nada al mundo y sin disfrutar sus inmensos placeres.

Hoy he tenido un encuentro del pasado que me ha entristecido, me he encontrado con una amiga del colegio y he sido más consciente que nunca de que el paso del tiempo nos llega a todos. No reconocí a esta antigua compañera y este hecho me ha dado una bofetada en la cara con la realidad actual, he comprendido que la vida se va en un momento. He sido consciente que el tiempo pasa para todos y cómo no para mi también. Hemos hablado por un corto espacio de tiempo y lo que me ha narrado, de forma reducida, me ha sorprendido porque su vida no ha sido fácil.

Todos tenemos monstruos en el armario que encerramos con llave para que no salgan, pero el día que lo hacen arrastran todo a su paso. Hoy he visto la cruda realidad, tengo que seguir hacia delante porque no quiero perder nada de mi existencia.

Ella hablaba tal y como yo la recordaba antaño y por un momento hemos recordado esos tiempos de colegio en donde nuestra mayor preocupación era aprobar el curso y disfrutar. Hemos viajado al pasado y he echado tanto de menos esa época que me han dado ganas de llorar. Su manera de ser no había cambiado, ella en su esencia era la misma y el espíritu alegre que tenía no lo había perdido pero su faz expresaba sufrimiento.

Bueno señor@s hoy he sacado mis monstruos del armario para volver a combatirlos y aunque no he podido vencer a todos alguno que otro ha caído.

La vida me enseña tanto que a veces se me hace grande, pero tengo que resistir a pesar de todo lo malo que experimento porque de otra manera moriría

E. M§

Autor:

He aprendido a disfrutar con las cosas pequeñas y con las buenas personas que me rodean.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s